El portugués se presentó esta mañana en un juzgado de Madrid.

El portugués Cristiano Ronaldo declara este lunes en un juzgado de Madrid por una presunta evasión de impuestos de 14.700.000 euros (16.700.000 dólares) al fisco español.

El jugador del Real Madrid llegó al juzgado bajo una enorme expectativa, con decenas de periodistas esperándolo a las puertas de una sesión que sin embargo se produjo cerrada al público.

Las cámaras se quedaron con las ganas de ver al delantero a su llegada, ya que ingresó al recinto dentro de un vehículo y por una puerta trasera para evitar ser captado por los más de 120 reporteros que hicieron guardia desde temprano en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 1 de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón.

Cristiano Ronaldo, de 32 años, estaba citado a declarar ante la jueza Mónica Gómez Ferrer tras haber sido denunciado por la Fiscalía de Madrid, que lo acusa de cometer cuatro delitos contra la Hacienda Pública entre los años 2011 y 2014.

El crack portugués no es el primer profesional del Real Madrid investigado por la Justicia por similares motivos. Ya les sucedió a su exentrenador Jose Mourinho y a excompañeros como Pepe, Fabio Coentrao y Ángel di María. Todos ellos comparten padrino en el negocio del fútbol: el famoso representante Jorge Mendes, quien precisamente tuvo que acudir a declarar a los mismos juzgados de Pozuelo hace no menos de un mes por otro caso que involucra a otro de sus clientes, el colombiano Radamel Falcao.

El delantero portugués aún no se sumó a la pretemporada del Real Madrid al disfrutar aún de tiempo de descanso tras su participación en la Copa Confederaciones de Rusia. Todo a pesar de que el equipo blanco se juega su primer título oficial en poco más de una semana -la Supercopa de Europa- y todavía no ha logrado ganar ninguno de los tres ensayos que ha realizado.

De hecho, fue durante esa última participación internacional de Cristiano Ronaldo cuando la prensa comenzó a especular con su posible salida del Real Madrid en el actual mercado de pases, basándose en un posible hartazgo del jugador por su problema judicial y en el escaso respaldo de su club ante el mismo.

No se manifestó públicamente en aquella ocasión el portugués para enterrar dichos rumores y desde entonces sigue llamado a silencio. Mientras, en el Real Madrid parecen haber desaparecido los temores de días pasados y todos sus compañeros cuentan con su inminente incorporación al trabajo.

El equipo dirigido por Zinedine Zidane todavía tiene un último amistoso en Estados Unidos, el próximo 3 de agosto ante un combinado de estrellas de la MLS (La Liga estadounidense de fútbol), antes de disputar la Supercopa de Europa el día 8 ante el Manchester United.

 

Fuente: www.clarin.com/deportes

www.ciudadanosur.com.ar