Cristina Kirchner hizo un movimiento sorpresivo al ceder la presidencia provisional del Senado a la ex gobernadora de Santiago del Estero Claudia Abdala y la conducción del Frente de Todos al formoseño José Mayans. Se esperaba lo contrario, que a ambos puestos fueran incondicionales de la ex presidenta.

Pero ahora empieza a develarse su jugada completa: los lugares estratégicos vinculados con la Justicia están reservados a cristinistas de paladar negro o a integrantes de La Cámpora.

Una de las novedades es que la saliente Ada Itúrrez de Capellini -a la senadora santiagueña se le vence el mandato- será reemplazada en el Consejo de la Magistratura por el flamante senador Mariano Recalde​, según aseguran en el Instituto Patria. Abogado, integra la conducción de La Cámpora.

De acuerdo con fuentes legislativas, el Frente Cívico de Santiago del gobernador Gerardo Zamora no reclamará colocar a alguien propio en el lugar de Itúrrez. La esposa de Zamora acaba de ser designada presidenta provisional.

El suplente de Itúrrez en realidad es el jujeño Guillermo Snopek. Pero según trascendió en vez del suplente jurará como consejero Recalde.

Hubo versiones sobre qué sucedería con Mario Pais, el otro senador peronista en el Consejo de la Magistratura.

Sin embargo, no hay antecedentes de que una fuerza política haya reemplazado a un consejero en funciones, con lo que lo más probable es que Pais continúe. Aunque tiene buena relación con el kirchnerismo, el chubutense integraba la bancada que lideraba primero Miguel Pichetto​ y después Carlos Caserio.

Para la estratégica comisión de Acuerdos del Senado, que es la que tiene control sobre los nombramientos de los jueces, Cristina quiere a la mendocina Anabel Fernández Sagasti. Integra La Cámpora y quedó como vice de Mayans en la nueva bancada que unificó al peronismo y a los K.

Para Asuntos Constitucionales se menciona a la también camporista María de los Ángeles Sacnun. Es una comisión de enorme poder: cualquier proyecto de modificación en el Poder Judicial o de reforma del Ministerio Público Fiscal deberá pasar por ahí.

La tercer comisión vinculada de manera estrecha con lo judicial es la de Justicia y Asuntos Penales. Para presidir esa comisión se especula con el nombre de Martín Doñate, referente de La Cámpora en Río Negro y flamante senador. Doñate, quien está concluyendo su mandato de diputado nacional, es uno de los especialistas en temas judiciales en la Cámara baja junto a Eduardo “Wado” de PedroRodolfo Tailhade Vanesa Siley.

Cristinista, secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales (es el gremio rival del que lidera Julio Piumato), Siley es la suplente de “Wado” de Pedro en el Consejo de la Magistratura, quien deberá renunciar para asumir como funcionario en el gabinete de Alberto Fernández​.

En el Senado hay otros movimientos. La comisión de Presupuesto, clave para la Casa Rosada, ahora aparece reservada para el cordobés Carlos Caserio, según escribió Alberto Fernández en un tuit que luego borró.

Para Presupuesto había sonado el misionero Maurice Closs, quien finalmente se quedó con una vicepresidencia del Senado.

Closs, ex gobernador, pertenece al Frente Renovador de la Concordia de esa provincia y junto a su compañera de banca Magdalena Solari se integraron al bloque del Frente de Todos. Como gesto de retribución de Alberto Fernández y Cristina, el misionero Sergio Lanziani además quedaría como secretario de Energía.

Sigue, además, la puja entre la UCR y el PRO por el reemplazante de la radical Inés Brizuela en el Consejo de la Magistratura. Este jueves la UCR intentó avanzar con la designación de Silvia Giacoppo, pero la jugada fue frenada por el macrismo con el argumento de que hay una “negociación global en marcha”.

El PRO quiere a cambio del asiento en la Magistratura la presidencia de la AGN. El macrismo quiere ahí a Miguel Pichetto. Pero un ala de la UCR impulsa para el puesto a Jesús Rodríguez.

Ese sector sí acepta que Pichetto pueda ser el reemplazante de Rodríguez en su actual puesto de auditor general de la AGN en representación de Diputados.

 

Fuente: www.clarín.com