“Trato de hacerles oídos sordos a las críticas y seguir con mi trabajo”. Agustín Rossi intentó convencerse. Pero no. Apenas llegó de la pretemporada en Estados Unidos enfrentó a la prensa y buscó mostrarse tranquilo y seguro de su lugar. “Estoy contento con mi rendimiento”, agregó. Claro que en Boca ven justamente todo lo contrario a eso. Por eso, tras sus dudas en el último amistoso ante Colorado Rapids, la decisión fue buscar a un arquero. Y ese arquero, claro, ya está. Ahora bien, ¿quién atajará el miércoles ante Alvarado por Copa Argentina? ¿Estará el ex Defensa en condiciones de salir a la cancha en este contexto?

s cierto, Andrada, el hombre que llega como refuerzo, jugará esta noche su último partido en Lanús, también los planes de Guille, el Gato era su tercera opción. Y por eso la respuesta que el mendocino de (en ese entonces) 24 años oyó de boca del mellizo no distó demasiado de lo esperado. Lanús lo cedió a préstamo al Arsenal de Palermo, donde Andrada tuvo un nivel tan bajo que, al volver al club a comienzos del 2016, estuvo seis meses sin ir ni al banco y otro semestre como opción de Monetti, esta vez con Almirón de DT. Esta noche, con Carboni en el banco y Guillermo frente al televisor, Andrada rendirá su primer examen como arquero de Boca ante Douglas Haig por la Copa Argentina (a las 21.10 en Varela).

Es verdad: el nivel de Marchesin, que seis meses antes había brillado en la Sudamericana y sonaba para la Selección, nunca le permitió a GBS darle la oportunidad por Copa Argentina. Recién mañana se haría la revisión médica y firmaría su contrato, por lo cual es imposible que pueda ponerse el buzo de Boca al día siguiente para jugar un partido oficial. Además, se entiende que esa situación terminaría por demoler anímicamente a Rossi.

Sin embargo, lo concreto es que en el club no ven nada bien a Agustín. La danza de nombres, su mala actuación en el último amistoso y, finalmente, la contratación de un arquero para reemplazarlo a Andrada. E incluso no sería descabellado que Guille le haya dado referencias positivas a su amigo Martín antes de que el mendocino firmara con el Arse. Aun así, terminaron por limar toda su confianza. Y eso hizo que se encendieran las alertas. Este partido ante Alvarado parece caer en el momento menos oportuno. Al menos, si del arco se trata.

Encima, Guillermo tampoco podría contar con Sara (ver aparte), por lo que en principio no tiene otra alternativa que poner a Rossi. Después sí, el 8 de agosto, llegará el primer cruce con Libertad por la Copa. Y ahí sí todo indica que Andrada arrancará su ciclo azul y oro.

 

Fuente:www.Olé