La Justicia de nuestro departamento investiga una grave denuncia que tiene que ver con un supuesto abuso sexual a una menor de 10 años.

Todo comenzó con un llamado al 911 advirtiendo sobre el episodio. Fue la madre de la chiquita quien alertó al número de emergencia que su pareja, un sujeto de 33 años, era el autor del aberrante hecho.

Fue entonces que varias movilidades policiales concurrieron al lugar, en la cancha de San Luis, sobre avenida Urquiza.

Al llegar los uniformados, la señora, de 37 años, ratificó sus dichos, añadiendo que su pareja estaba escondido en el interior del club.

Los efectivos comenzaron la búsqueda y lo encontraron atado del cuello colgando del techo, en el sector  de los camarines. Rápidamente lo bajaron y le practicaron maniobras de resucitación. Cuando lograron estabilizarlo, lo trasladaron al hospital Schestakow, donde permanece internado en terapia intensiva.