Reclaman al Instituto Nacional de Vitivinicultura que tome cartas en el asunto respecto de bebidas que están ingresando desde Chile que se venden como vino y en realidad no lo son, ya que están rebajados con agua.

Es la Asociación de Defensa del Consumidor “Protectora” quien denuncia que existe una publicidad engañosa de bebidas elaboradas en base a vino que se importan desde el vecino país y se venden en nuestra provincia como si fuera vino puro.

Desde la ONG afirman que en las etiquetas dice “Clásico Vino Tinto”, pero que en realidad no es tal, dado que tienen un agregado de agua. Sin embargo, en ninguna parte del envase se advierte que se trata de una bebida rebajada.

Lo que en definitiva solicita Protectora es que se ponga la lupa sobre el etiquetado, el cual debería tener toda la información sobre el contenido de agua en su elaboración.

El abogado de la entidad, Dr.José Luis Ramón, expreso sobre el particular que «el problema radica en que existen tres empresas que acaparan la compra de vino que se importa desde Chile, Baggio, Peñaflor y Fecovita y nadie habla del verdadero número que se importó. Hay registrado 62 millones de litros de vino que se ha comprado a Chile”.

El profesional afirma que no solamente se engaña al consumidor con la bebida, sino que también se está afectando muy seriamente al productor mendocino.

“A las grandes firmas que económicamente son muy poderosas les conviene importar vino de Chile y no comprarles a los productores mendocinos, lo que está ocasionando una afectación social y perjudicando a la vitivinicultura, ya que el vino importado es de mala calidad”, remató el abogado.

Silvio Barroso