Rescatistas austríacos y suizos trabajan contrarreloj para encontrar a un número todavía no determinado de turistas que fueron «enterrados vivos» durante numerosas avalanchas que se produjeron cerca de la frontera entre ambos países.

Según medios internacionales, al menos dos personas resultaron heridas tras el deslizamiento de hielo y tierra en la estación de esquí austríaca de Ankogel y una en el complejo suizo de Andermatt en la mañana del jueves.

Fuentes policiales informaron que los lesionados en la última región fueron dos turistas que debieron ser desenterrados de la nieve y que se recuperan en el hospital de Uri con heridas leves. En tanto, cuatro personas más fueron recuperadas ilesas.

Sin embargo, todavía no es claro cuántas más podrían encontrarse bajo la nieve. Por ese motivo, se montó un fuerte operativo de rescate en la región, del que participan decenas de personas, perros y helicópteros.

La peligrosidad de las avalanchas en el área se ubicó en el nivel tres en una escala de cinco, de acuerdo con el Instituto de Investigaciones sobre la Nieve y las Avalanchas (SLF, por sus siglas en inglés), que dijo que la nieve fresca y la fuerza de los vientos eran la principal amenaza.

Por su parte, en Austria tres desprendimientos se produjeron en Ankogel, en la provincia de Carintia, dijo la policía. Uno ocurrió fuera de la pista de esquí homónima y enterró a dos esquiadores, que pudieron escapar.

Allí también trabajan rescatistas que en busca de posibles «turistas enterrados». Hasta el momento no se registraron víctimas fatales.

 

Fuente: www.tnmundo.com