Desde ayer está operando un avión hidrante del Plan Nacional de Manejo del Fuego en los campos de General Alvear.

Pasaron cinco días de extremo esfuerzo por parte de brigadistas del Plan Provincial, de Bomberos, de Defensa Civil y de Vialidad Provincial, hasta que llegó un avión de la Nación para colaborar.

De acuerdo a información oficial, de los 10 focos de incendios originados el pasado viernes a raíz de las fuertes tormentas eléctricas, solamente queda uno activo, pero que no es sencillo de controlar porque por la acción del viento va cambiando el sentido de manera constante.

La aeronave, que tiene capacidad de 3.200 litros, está siendo de mucha ayuda a los camiones forestales y a los brigadistas que han visto de cerca como se han quemado casi 50 mil hectáreas

Algo para destacar, de acuerdo al informe de Defensa Civil de la Municipalidad de General Alvear es que afortunadamente no se han registraron daños en viviendas.

Algo para tener en cuenta y que será motivo de una gran discusión cuando esto finalice son las clásicas picadas cortafuegos en los campos, considerando que en muchos lugares donde se propagaron las llamas no existían. Desde el Gobierno han pedido a los propietarios de los campos mayor responsabilidad en ese sentido.