Se trata de una acción conjunta entre Infraestructura Social Básica y la Dirección General de Escuelas, con el objetivo de arreglar o remplazar los artefactos de gas ante la llegada de los primeros fríos. Los recursos son administrados por los directivos. Compra de 650 calefactores.

Con el objetivo de minimizar los posibles inconvenientes que genere la llegada del próximo invierno, y en una acción conjunta entre la Dirección General de Escuelas y la Subsecretaría de Infraestructura Social Básica, se destinaron $10 millones entre todas las escuelas de la provincia, que se usarán sólo para reparaciones menores en el rubro calefacción.

Estos fondos provienen íntegramente del Presupuesto provincial y se utilizarán para cubrir este tipo de necesidades relacionadas con artefactos de gas, sobre todo para arreglar desperfectos en calefactores, termotanques, cocinas y hasta cañerías, entre otros.

La entrega de los recursos se realizó hace algunas semanas y son los propios directivos quienes deben administrarlos y efectuar las contrataciones correspondientes para solucionar los eventuales inconvenientes que se produzcan. Se encargarán de contratar a los gasistas matriculados (sin necesidad de hacer licitaciones) y abonarles por las reparaciones realizadas.

Luego de un relevamiento hecho por cada establecimiento, los fondos fueron distribuidos de acuerdo a la magnitud del edificio y a la cantidad de artefactos de gas que posee.