Gabriela Rodríguez, la mujer que está señalada por montar el secuestro de su propio hijo fue aprehendida por personal de la Unidad Investigativa.

De acuerdo a información oficial fue imputada del delito de “extorsión en grado de tentativa” por la jueza Paula Arana, titular del Primer Juzgado de Instrucción. Es que la Justicia sospecha que fue ella quien inventó el secuestro de su hijo de 8 años, basándose en pruebas contundentes que recopiló el fiscal federal Federico Vaquioni cuando tuvo en sus manos la causa.

En un primer momento, apenas se inició el caso, se pensó que había sido un secuestro, pero la Justicia Federal, al poco andar, descubrió que el supuesto llamado pidiendo rescate lo había realizado la propia madre desde un locutorio de avenida Yirigoyen. A partir de allí se reunieron otros elementos que indicaron claramente que había sido la propia Rodríguez quien había armado  la historia. Por tal motivo, al no ser un secuestro, el caso pasó al ámbito de la Justicia Provincial.

La Dra. Arana es quien ahora investiga. En tal sentido, la principal sospecha es que la ex policía inventó el secuestro para sacarle plata a su ex pareja (padre de la criatura).

Por suerte, el niño ahora se encuentra viviendo con su papá en la ciudad capital de nuestra provincia, a la espera de que se otorgue la tenencia definitiva.

Gabriela Rodríguez es ampliamente conocida por la Justicia, teniendo en cuenta que fue la autora del robo a Cambio Santiago, delito por el que fue condenada, el año pasado, a la pena de tres años de prisión en suspenso. Traducido, permanecería en libertad siempre y cuando se portara bien.

El tema es que se portó mal, muy mal.                                          

Es correcto recordar que ya traía manchado el uniforme policial cuando robo, junto a un “amigovio”, Cambio Santiago. Tiempo antes había sido acusada de estafar a compañeros de trabajo. Incluso viajaba de comisaria en comisaría porque donde pisaba se llenaba de problema el escenario.

Rodríguez llegó a Tribunales conducida por personal de la Unidad Investigativa, que minutos antes la había detenido en la casa de un familiar. Allí fue recibida por la Dra. Arana, que le tomó declaración indagatoria y dispuso su traslado a los calabozos de Investigaciones hasta tanto tome una decisión respecto de su libertad.

 Silvio Barroso

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail