La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo al sospechoso de provocarle la muerte de Ezequiel Lamas, de 17 años, al pegarle una trompada el viernes pasado en la localidad de Miramar. El detenido es menor, como la víctima también tiene 17 años. El joven fue aprehendido tras un operativo llevado a cabo en el barrio porteño de Caballito.

El sospechoso está acusado de ser el autor de la agresión contra la víctima, quien en la caída golpeó su cabeza contra el piso. Posteriormente Lamas fue trasladado al hospital de Mar del Plata donde murió. El joven detenido fue alojado en Centro de Recepción Cerrado de Batán y será trasladado a la sede fiscal de Walter Martínez Soto. Está acusado de homicidio preterintencional.

La Policía había detenido a Lamas y a otros jóvenes en la madrugada del viernes en plena peatonal miramarense a fin de identificarlos porque una mujer había dicho que llevaban un cuchillo. Sin embargo, se probó que no era así. En esa circunstancias, apareció un muchacho y, frente a los agentes de la Bonaerense, le pegó una trompada a Lamas, que cayó y se golpeó contra el suelo. La víctima, identificada como Ezequiel Lamas, fue internado y falleció en la noche del sábado en un hospital de Mar del Plata. El agresor, que sería allegado a la mujer que había denunciado a Lamas, huyó.

Lamas había llegado a Miramar desde González Catán, partido de La Matanza, con tres amigos, para practicar skate en esa localidad balnearia. El viaje era por cuatro días y, según contaron sus familiares, esa era la última noche que iba a estar en Miramar.

Según fuentes extraoficiales, todo comenzó cerca de la 1 de la mañana del viernes, cuando uno de los chicos, circulando en skate, atropelló a una mujer que estaba llevaba una nena en brazos, en calles 21 y 16.

Tras intercambiar algunas palabras, el hombre que acompañaba a la mujer llamó a los oficiales de la Guardia Urbana de Miramar. Ante ellos, acusaron a los jóvenes, entre los que estaba Lamas, de un presunto intento de robo, de estar armados con cuchillos y, según contó la familia de Lamas, de haber usado las armas blancas para amenazar a la hija de 5 años de la mujer. Pocas calles más adelante, los policías identificaron a los jóvenes. Los efectivos habrían constatado que ninguno de ellos llevaba un cuchillo: sólo le encontraron con un encendedor al que podrían haber confundido con un cuchillo.

Cuando los agentes estaban a punto de dejarlos ir, un joven, exaltado, le pegó a Lamas una trompada en su rostro, lo que le hizo perder el equilibrio y caer al suelo. Familiares de Lamas afirman que el agresor estaba junto con la mujer que los denunció por el presunto robo.

En las redes sociales, familiares y amigos de Lamas subieron un video donde se ve al muchacho sentado en un banco de la peatonal, con los labios sangrando. “No veo nada”, se lo escucha decir. Hay policías en la escena, lo rodean, un muchacho los increpa. Al herido no le prestan atención.

 

Fuente: www.clarín.com