El último fin de semana, tal como anticipó nuestro medio, se detuvo a dos nuevas personas vinculadas al horrendo crimen del barrio El Nihuil, donde perdieron la vida Miguel Scalia y su mujer Liliana Balmaceda.

La Justicia comunicó que los nombres de los aprehendidos son Carlos Ávila y Fernando Olivares, ambos capturados en una casa abandonada de calle El Pino y que ya recibieron imputación por parte de la fiscal Andrea Rossi.

A estos dos sujetos se los acusa de robo agravado por el uso de arma impropia en concurso real con homicidio criminis causa en dos hechos en concurso real. Esto significa que recibieron la misma imputación que los otros dos detenidos (Cristian Pajón y Ricardo Peñalver).

La ecuación es sencilla, la fiscal cree que los cuatro tienen la misma responsabilidad en el robo y homicidio en la casa de calle Gutiérrez al 1500.

El cuarteto estaría sumergido en una situación desfavorable respecto del futuro inmediato, ya que en el lugar se levantaron huellas y además se encontró un hierro contundente que sería el arma homicida. Anexado a esto existirían otras pruebas que ponen contra las cuerdas a todos.

En los próximos días tendrá lugar la audiencia de prisión preventiva y procesamiento de cara a un juicio donde arriesgan severas penas.

Silvio Barroso