“Sería muy fácil ponerle tributos a sus automóviles, pero les vamos a dar la oportunidad de llegar a un acuerdo”, advirtió el presidente estadounidense.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, conversó ayer por teléfono con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, después de anunciar un acuerdo comercial preliminar con México, y confió en poder “reiniciar” las conversaciones con Canadá, aunque amenazó con imponer aranceles a automóviles si no hay pacto.

“Esta tarde el presidente habló con el primer ministro Trudeau de Canadá, que le felicitó por el anuncio del pacto EE.UU.-México”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

Sanders detalló que los líderes hablaron sobre un posible acuerdo entre ambas naciones y coincidieron en “mantener conversaciones productivas”.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, ya informó sobre esta llamada durante la tarde y anticipó que el equipo negociador canadiense “estará aquí (Washington) mañana” para retomar las negociaciones.

“Fue una buena conversación”, se limitó a decir Kudlow al ser preguntado sobre si el intercambio entre Trump y Trudeau había sido tenso.

Kudlow pronosticó que habría “un reinicio” de las negociaciones comerciales con Canadá, aunque no quiso calcular cuánto durarán y dijo que “la puerta está abierta” por parte del país.

“Nos encantaría llegar a un buen acuerdo con Canadá. Pero el presidente ha dejado claro que si no podemos llegar a un buen acuerdo, ciertamente considerará imponer aranceles a las importaciones de automóviles”, advirtió Kudlow.

Horas antes, desde el Despacho Oval, Trump había opinado que “con Canadá, lo más fácil que se puede hacer es poner aranceles a sus automóviles”, porque esa negociación “sería muy sencilla, acabaría en un día”.

“Pero creo que les daremos una oportunidad de tener, probablemente, un acuerdo separado (con Estados Unidos)”, apuntó Trump.

En cuanto a México, Kudlow dijo que “todo indica que se va a firmar este acuerdo (anunciado hoy) con ellos al final de la semana”, y que después el Congreso estadounidense tendrá que ratificarlo para que pueda entrar en vigor.

El representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, vaticinó hoy que el Congreso dará su visto bueno al pacto con México porque “es bueno para las empresas y los trabajadores”.

“Mi expectativa es que se aprobará por un margen abrumador, porque es un buen acuerdo”, señaló Lighthizer en un encuentro con un pequeño grupo de medios, entre ellos Efe, en la Casa Blanca.

Fuente: EFE

Fuente: Clarín