«Me complace informarles que el secretario de Estado, Mike Pompeo, está en el aire y en su regreso de Corea del Norte con los 3 maravillosos caballeros que todos esperan con ansias. Parecen estar en buen estado de salud. Además, tuvo una buena reunión con Kim Jong-un . Fecha y lugar están establecidos».

Con este mensaje en Twitter escueto pero lleno de información, el presidente de Estados Unidos , Donald Trump , confirmó al mundo que los tres estadounidenses que habían sido detenidos por el régimen de Pyongyang habían sido liberados.

La decisión del régimen norcoreano se lee como un gesto más hacia el acercamiento entre los dos países, que en los últimos meses protagonizaron una escalada de tensión, incluso ambos mandatarios intercambiaron insultos. Pero desde comienzos de año, luego de un mensaje con tono conciliador de Kim, la situación está cambiando el rumbo. La reunión que se avecina entre Trump y Kim no es más que el moño que podría sellar una especie de paz.

De hecho Pompeo, quien regresa al país junto a los estadounidenses liberados, había viajado a Pyongyang para cerrar los detalles del esperado encuentro, incluidos fecha y lugar, y con la expectativa de que los prisioneros pudieron regresar con él. Y así fue.

Kim Dong Chul, Tony Kim y Kim Hak Song salieron de Corea del Norte junto al secretario de Estado y llegarán cerca de las 2 hora local a la base aérea de Andrews, en los alrededores de Washington. Trump irá personalmente al lugar para recibirlos.

 

Fuente: www.lanacion.com