La respuesta que Stevie Dwayne Williams y Dazrine Ruth Chagoya-Williams dieron cuando les preguntaron cómo había muerto su hijo de dos años sorprendió a los policías. Según explicaron, la criatura, que tenía el cuepo cubierto de moretones, había sido atacado por “demonios”. Este lunes fueron detenidos y acusados ​​de asesinato y daños.

El crimen ocurrió el 4 de julio en la ciudad de Kyle, en las afueras de Austin, en Texas. Los agentes respondieron a un llamado de emergencia de la pareja, que decía que su hijo Mason “había dejado de respirar”. Cuando llegaron constataron que el pequeño tenía moretones “en ambos lados de la la caja torácica, en la espalda y en la frente”. Un juez ordenó que se le realice una autopsia y los padres fueron detenidos.

La otra hija de la pareja, una beba de 8 meses, tenía 20 fracturas, entre ellas en el cráneo, y laceraciones en el hígado, indicó el canal local KXAN. La nena fue enseguida confiada a los servicios sociales e internada.

La madre, de 20 años, declaró a la policía que el nene estaba bien y que no tenía cuando lo pusieron a dormir pero que luego cuando entró en su habitación, lo encontró muerto. Según explicó, “algo -y no alguién- lo había atacado”. El padre de 24 años, también aseguró que “algo que no es de este mundo” había lastimado a su hijo, y agregó que podría ser “demonios, el Diablo”.

“Es inusual escuchar ese tipo de explicación”, dijo el detective de la policía de Kyle, Pedro Carrasco, a KXAN.

Según reveló la investigación, la pareja ya había perdido la custodia de Mason durante casi un año por malos tratos. El nene había sufrido fractura de costillas, una fractura de muñeca y quemaduras en su “pie, pierna y genitales causadas por agua caliente”. Habían recuperado la tenencia hace tan solo tres meses, tras completar un curso de crianza.

 

Fuente:TN Mundo