El Ministerio de Salud de la provincia ya tiene puesto el ojo en las maternidades de los hospitales y clínicas privadas de Mendoza, teniendo en cuenta que la mitad de los nacimientos se dan en ese tipo de establecimientos.

Con la idea de encontrar el camino correcto que conduzca a un descenso de la mortalidad materno infantil, desde la Provincia aplicarán nuevas estrategias que lleven a mejorar la atención del binomio madre-hijo.

Por lo tanto, en un trabajo en conjunto entre nuestra provincia y la Nación, se van a categorizar todas las maternidades del ámbito privado de Mendoza, tal como ya ocurre en lo público, donde el objetivo principal es proteger a la mamá y al niño desde el inicio del embarazo, con programas de seguimiento continuo de la embarazada, atención especializada en caso de embarazos de riesgo, partos de alta complejidad y malformaciones congénitas.

Elisabeth Crescitelli, titular de la cartera de Salud apuntó a continuar mejorando los indicadores de mortalidad infantil y materna con estrategias concretas y coordinadas “ es muy importante este trabajo  con la Nación para categorizar las maternidades en el ámbito privado, ya que ellos atienden el 50% de los nacimientos en la Provincia y necesitamos
homogeneizar estándares de atención en ambos sectores”.

En tanto que el Subsecretario de Salud, Oscar Sagás, explico que: “La categorización de maternidades privadas permite asignarle las incumbencias a cada institución y darle recomendaciones para mejorar sus servicios y permite establecer la capacidad resolutiva de cada efector. Hay que destacar que esta iniciativa es la primera vez que se realiza en
Argentina, antes se han realizado autoevaluaciones”.

Es importante subrayar que los efectores privados no están categorizados bajo el mismo criterio que tiene el Ministerio de Salud de Nación, y no han sido evaluadas bajo estos criterios. “Lo que se busca con esta nueva estrategia es tener los mismos estándares de seguridad de la atención que en el sector público”, añadió Sagas.

Para realizar la categorización de los privados se tendrá como base el cumplimiento de las CONE, Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales. Esto constituye recursos humanos, físicos y económicos que indispensablemente deben estar presentes en todos los efectores para garantizar la mayor seguridad en la atención materno infantil al momento del parto. Entre ellas se encuentran que las maternidades tengan anestesistas, médicos obstetras, sangre segura, traslado y capacidad de reanimar al recién nacido y listado de factores de riesgo para derivar a los pacientes.