Tuvieron que pasar 45 años para que el América volviera a alzar el trofeo de Copa MX, aunque ni ese prolongado lapso le alcanzó a sus rivales para rozar su grandeza. Con su triunfo ante el Juárez FC, las Águilas llegaron a seis títulos del torneo copero en México, mismo que consiguieron gracias a la sublime actuación del defensor argentino Emanuel Aguilera, héroe de la noche con un gol y salvando en la raya su portería con sendo cabezazo.

El América -con 13 campeonatos- era ya el equipo más ganador en la historia de la Liga MX, ahora, con su título de Copa se confirmó como el máximo triunfadoren todas las competencias en el país al superar con cinco copas a Puebla y León. Pese a que la última vez que alzó la Copa fue en el ya lejano 1974, mucho antes de convertirse en el más ganador de liga, hito que consiguió recién en esta década, una de las más ganadoras de su historia.

Pero para toda gran proeza tiene que haber un gran héroe, y esta vez fue turno de Aguilera, de demostrar por qué razón es pieza fundamental en el equipo más grande de México, dirigido por el técnico mundialista en Brasil 2014 con el Tri,Miguel “Piojo” Herrera.

El ex Godoy Cruz, Defensa y Justicia y surgido de las inferiores de Deportivo Guaymallén, resolvió desde el primer tiempo un partido trabado, sumamente disputado en medio campo y complicado para los 22 protagonistas por el incesante viento, que no paró de soplar y hacer pequeños remolinos en el Estadio Olímpico Benito Juárez.

Justo fue el viento el que le jugó una mala pasada al defensa del equipo del Ascenso MX -segunda división de México- Christian Pérez, quien no calculó bien la fuerza del aire, midió mal la pelota y terminó por cometerle penal al delantero Henry Martín, quien ya le había ganado la posesión del esférico con la complicidad de la ventisca al minuto 37 de juego.

Fue entonces que Aguilera tomó el balón, lo colocó -con dificultad debido a las inclemencias del tiempo- sobre el manchón penal y ejecutó con elegancia, engañando al portero y con un tiro cruzado, para romper el cero.

Pero la historia estuvo a punto de cambiar apenas cinco minutos después del gol del mendocino cuando el también argentino Agustín Marchesín atajó en un mano a mano un balón que amenazaba con colarse al fondo de las redes de su portería tras un disparo de Leandro Carrijo.

América contuvo los embates de los locales y hasta hubo espacio para un último acto de heroísmo del hombre de la noche, Aguilera a los 65 minutos de tiempo corrido, cuando un tiro libre ejecutado por el portero Iván Vázquez Mellado se dirigía al ángulo de la portería de Marche pero fue sacado de la raya por Víctor Emanuel, quien se estiró al límite y logró sacar con la cabeza el disparo.

No hubo para más, las Águilas volaron en Ciudad Juárez, a unos 1.800 kilómetros lejos de su casa, el Estadio Azteca, donde había ganado todos sus títulos del pasado. Luego de que hace unos meses América venciera a Cruz Azul en la final del Apertura 2018, ahora conquistó el trofeo copero, como muestra de su clara supremacía en el fútbol azteca.

Fuente: www.infobae.com