Concurrir a un cajero automático del Banco Nación en nuestra ciudad es toda una odisea. Son pocos, se quedan sin dinero rápidamente o quedan fuera de servicio ante la mínima brisa.

Lo real es que no es sencillo sacar plata o hacer otro tipo de trámites. No obstante, para otros vecinos de San Rafael es doblemente complicado, y son aquellos que residen en distritos.

Cuando una persona que vive en ciudad concurre a cualquiera de los cajeros dispuestos en el centro y no encuentra plata se va porque tiene la posibilidad de regresar en minutos, pero ¿qué pasa cuando la persona vive en un distrito?. La respuesta es sencilla: viene a jugársela, rezando en el camino que los mismos tengan plata, que no estén rotos y que la cola no sea excesiva.

Ahora, parecería que asoma una pequeña lucecita de esperanza. Al menos hay una respuesta escrita de puño y letra del propio Javier González Fraga, presidente de la entidad bancaria, que ante un pedido de la Cámara de Diputados de Mendoza prometió analizar la situación.

La diputada de la UCR María José Sanz fue quien motorizó un proyecto para dotar de un aparato para el distrito de Monte Comán. Partir de allí surgió el compromiso de parte de las autoridades del banco de estudiar la inquietud.

“Es de sumo interés para nuestra institución responder a las necesidades que se plantean”, dice la carta de González Fraga, al tiempo que agrega que “Monte Comán será prioridad apenas se tenga un equipo disponible”.

No hay dudas de que si eso se concreta, y de acuerdo a la promesa del funcionario nacional, se abre la puerta para llevar el servicio al resto de los distritos, al menos a aquellos que tienen mayor población.

Respecto de cuentas sueldo, no son pocos los empleados públicos que residen en distritos. A eso hay que sumarle jubilados, pensionados y un número más que importante de asignaciones sociales. Evidentemente, no es un capricho darle el servicio del cajero automático a las zonas rurales del departamento.

Silvio Barroso