Según una investigación, un extracto concentrado de brotes de brócoli reduciría los niveles de azúcar en sangre en estos pacientes.

La diabetes tipo 2, la típica en los adultos, está cada vez más extendida (afecta ya a más de 300 millones de individuos en todo el mundo), y, aunque los cambios en el estilo de vida de la persona afectada –la alimentación y la actividad física– son fundamentales para tratarla, es frecuente también el uso de medicamentos para controlar los niveles de glucosa en sangre. Sin embargo, estos fármacos antidiabéticos no siempre funcionan igual de bien en todos los pacientes, ya que en algunos casos tienen efectos secundarios indeseados, por lo que son necesarios estudios que abran posibilidades alternativas de tratamiento para combatir la enfermedad.

Una de ellas podría encontrarse en la huerta tradicional, ya que, según una nueva investigación, publicada en la revista Science Translational Medicine, el brócoli podría ayudarnos a frenar esta enfermedad. La clave estaría en el sulforafano, un compuesto natural que se encuentra en los brotes de esta planta y de otros vegetales como las coles de Bruselas, que inhibiría la producción de glucosa en células cultivadas y mejoraría la tolerancia a la glucosa en roedores con dietas altas en grasa o fructosa alta.

El estudio, llevado a cabo por un equipo dirigido por Annika Axelsson, del Centro de Diabetes de la Universidad de Lund, en Malmö (Suecia), analizó el patrón de expresión génica asociado con la diabetes tipo 2 y estudiaron miles de compuestos para fármacos que potencialmente podrían ayudar a combatir la enfermedad. De todos ellos, según sus hallazgos, el más prometedor y principal candidato sería el sulforafano.

En el último paso de su estudio, los investigadores dieron este compuesto –en forma de extracto concentrado de brotes de brócoli; la dosis era aproximadamente cien veces la cantidad hallada de forma natural en esta planta– o un placebo a un total de 97 pacientes con diabetes tipo 2, durante el transcurso de tres meses.

El resultado fue esperanzador, ya que, en los pacientes con obesidad, redujo la glucemia en ayunas en un 10% en comparación con aquellas personas que habían tomado un placebo, y esa reducción significativa es cantidad suficiente para disminuir el riesgo de un diabético de desarrollar otros problemas de salud. Asimismo, el compuesto no ocasionó efectos secundarios. Los investigadores planean estudiar también los beneficios de este extracto concentrado en prediabéticos.

Fuente: MI

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail