El ministro chino de Relaciones Exteriores clasificó como «acoso económico» las medidas adoptadas por Estados Unidos contra la empresa Huawei, y adelantó que Beijing está listo para «luchar hasta el fin».

«El uso que Estados Unidos hace del poder del Estado para ejercer arbitrariamente presión sobre una empresa privada china como Huawei es típico acoso económico», dijo el canciller Wang Yi durante un foro realizado en Kirgistán.

En tanto, el Gobierno chino anunció quepresentó una «protesta solemne» por el trato que recibe la empresa de tecnología de parte de la administración Trump.

«En cuanto a las acciones de intimidación por parte de Estados Unidos, la mejor respuesta es que las empresas chinas continúen creciendo», explicó en conferencia de prensa Gao Feng, portavoz del ministerio de Comercio, añadiendo que si Washington «quiere seguir dialogando, debe mostrar sinceridad y corregir sus errores».

Las tensiones entre Estados Unidos y China por cuestiones comerciales escaló dramáticamente después que la Casa Blanca adoptó medidas para aislar comercialmente a Huawei, alegando razones de seguridad.

En la práctica esas medidas prohíben a empresas estadounidenses abastecer a Huawei y sus firmas afiliadas de componentes electrónicos para la fabricación de los teléfonos y equipos de telefonía celular.

En los últimos días, operadoras de telefonía celular de diferentes países anunciaron la postergación del lanzamiento de nuevos modelos de Huawei.

«Algunas personas en Estados Unidos no quieren que China tenga el legítimo derecho al desarrollo, y busca impedir ese proceso de desarrollo», dijo Wang, de acuerdo con un comunicado divulgado por la cancillería china.

«Este abordaje atrevido y egocéntrico de Estados Unidos no puede tener la aprobación y el apoyo de la comunidad internacional», expresó el funcionario.

Ante esa situación, China afirma que cuenta con el respaldo de sus vecinos y de Rusia. Según el canciller Wang Yi, representantes de un grupo de ocho naciones expresaron su «amplio apoyo» a la posición del gigante asiático.

Los dos países deben fijar una fecha para retomar las negociaciones comerciales después que volvieron a implementar aranceles equivalentes este mes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusa a China de no cumplir con los compromisos asumidos durante las conversaciones, al tiempo que Beijing afirma que cualquier acuerdo debe ser equilibrado.

«Es imposible para nosotros afirmar o reconocer un acuerdo desigual», dijo Wang.

«Si Estados Unidos está dispuesto a negociar en un pie de igualdad, entonces del lado chino la puerta está abierta. Pero si Washington prefiere una política de presión máxima, entonces China luchará hasta el fin», advirtió.

 

Fuente: www.clarín.com