El análisis de sangre es el único modo de detectar si la persona está infectada para que pueda recibir el tratamiento. Se realiza en hospitales y centros de salud públicos de toda la provincia. Una vez diagnosticado, el paciente debe seguir un tratamiento que consiste en la toma diaria durante 2 meses de un medicamento que elimina los parásitos. El tratamiento es gratuito y debe ser indicado por un médico.

Esta enfermedad está causada por el Trypanosoma cruzi. Cuando una vinchuca infectada con este parásito pica a una persona para alimentarse de su sangre, defeca y deposita los parásitos en la piel. Al rascarse la picadura, la persona los introduce en su cuerpo. De lo contrario, si la vinchuca no está infectada, no se enferma.

Otra forma de contraer Chagas es por transmisión vertical, cuando una mujer que tiene la enfermedad se la transmite a su bebé durante el embarazo.

Acerca de la enfermedad

Generalmente los niños, niñas y adolescentes no presentan síntomas, pero pueden desarrollar un cuadro febril prolongado, aumento del tamaño de hígado y bazo y diarreas.

El 30% de los infectados pasa a la forma crónica de la enfermedad de Chagas, con daños en el corazón y/o en el sistema digestivo.

Es común que esta enfermedad pase inadvertida, al menos inicialmente, por no presentar síntomas hasta que sobrevienen las complicaciones.

Chagas y embarazo

En Argentina, el análisis de Chagas forma parte de los controles prenatales de rutina.

El Chagas no afecta el normal desarrollo del embarazo, no causa malformaciones, ni es razón de interrupción de la lactancia.

A los hijos de mujeres con diagnóstico de Chagas también se les debe realizar el análisis para comprobar si están infectados.

Control y vigilancia

Desde Zoonosis indicaron que para prevenir la enfermedad de Chagas se deben eliminar a las vinchucas de las casas. Por eso es muy importante:

  • Mantener lo más ordenada posible la vivienda y sus alrededores.
  • Ventilar diariamente las camas y los catres.
  • Limpiar detrás de los muebles y objetos colgados de las paredes.
  • Mover y revisar las cosas amontonadas lo más frecuente posible.
  • Construir los corrales con alambre.
  • Tapar las grietas y los agujeros de las paredes y techos.
  • Poner los gallineros y corrales lo más lejos posible de la vivienda, para que no entren a la casa las vinchucas que están instaladas en estos lugares.
  • Si el techo es de paja, hay que revisarlo. Si es posible, cambiarlo una vez al año.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv