Mientras sigue sin anunciar nada acerca de su futuro, el bahiense puso a prueba a un coleccionista.

Emanuel Ginóbil continúa sin dar indicios acerca de su futuro en la NBA y mientras disfruta de su merecido descanso tras una gran temporada con San Antonio Spurs en la elite del básquet mundial, se divierte en las redes sociales. Fue así como Manu se topó con una publicación en Twitter que lo sorprendió y de inmediato le propuso un desafío muy difícil a su autor.

Nicolás Galíndez es uno de los tantos fanáticos que esperan que el bahiense continúe, al menos, un año más en la franquicia texana. Por eso este joven oriundo de Ingeniero White se sumó al pedido de @InfoManu, una cuenta autorizada por el propio Ginóbili en la que se dan noticias del deportista argentino.

“Uno más!!! Que tengo que agrandar la colección de camisetas de @manuginobili jejej”, escribió Nicolás, junto a una foto con una cantidad impresionante de camisetas de Ginóbili, sin saber que el propio Manu le contestaría: “Ah bueno!! Creo que tenés más que yo!”

Pese a la sorpresa que le generó ver las 33 camisetas que incluyen equipos y la selección nacional, el astro de la NBA fue más allá y lo puso a pruebas: “Falta la de @BdNorte 😜”, en referencia a la de Bahiense del Norte, el club donde Manu se inició en el básquet.

“Sentí una felicidad enorme, porque lo sigo hace un montón y soy fanático suyo. Colecciono camisetas de Ginóbili y también de otros argentinos, como Nocioni, “Pepe” Sánchez, Prigioni, Scola, pero tengo más de Manu”, confesó Nicolás Galíndez, que se tomó unos minutos en su trabajo para atender a Infobae.

Desde el mismo puerto, donde lleva el control de granos de cereal para una empresa exportadora, el oriundo de Ingeniero White dijo estar muy emocionado por el alcance que tuvo su tuit, que se viralizó gracias a la respuesta del propio Ginóbili.

“No sé cuánto habré gastado, tendré en total unas 350, 370 camisetas”, alcanzó a decir segundos antes de que se cortara la comunicación. “Perdón, es que estoy en el medio del agua”, se disculpó cuando se retomó el diálogo. “Hasta que el barco no quede vacío mi trabajo no termina”, contó a sabiendas de que eso ocurriría cerca de las cuatro de la madrugada.

 

“Si tengo que pedirle una camiseta seris la de Estudiantes de Bahía Blanca. Sé que están también las de NBA, del juego de las estrellas, pero me quedo con la de Estudiantes”, aseguró.

Es tal el fanatismo que despierta Ginóbili en Nicolás, como en muchos otros, que llegó a organizar un viaje de vacaciones con amigos sólo para verlo jugar en San Antonio Spurs. “En 2015 fuimos a Nueva York y tratamos de coincidir con un día en el que Manu juegue, pero tuvimos la mala fortuna que justo se lesionó un partido antes y no lo hizo”, se lamentó. Así y todo se conformó con las veces que lo pudo ver con el seleccionado nacional en Bahía Blanca y también en la época en Estudiantes.

“Ojalá se pueda dar de nuevo, que juegue una temporada más. Me quedó la espina esa de que no lo pude ver. Falta la frutilla del postre”, fue el deseo de despedida de Nicolás y el de todos los amantes del juego y de la pasión que despierta Manu Ginóbili en el mundo.

ALGUNAS DE LAS CAMISETAS QUE COLECCIONA

Fuente: www.infobae.com