La pandemia del coronavirus no se detiene y tras explotar en territorio chino ahora es Europa la región que vive una situación crítica. Alemania, que es el quinto país más afectado, sólo superado por China, Italia, Irán y España, busca las mejores medidas para controlar el virus, que hasta el momento afectó a más de 10 mil personas (26 fallecieron).

Entre los afectados en territorio teutón se encuentra el pívot español del Rhein-Neckar Löwen Gedeón Guardiola. El medallista de oro en el Mundial de 2013 y actual bicampeón de Europa con los Hispanos, recibió la confirmación en las últimas horas. Dentro del plantel alemán también dieron positivo de COVID-19 sus compañeros el danés Mads Mensah Larsen y el alemán Jannik Kohlbacher.

El deportista, aunque intentó llevar tranquilidad a sus fanáticos, contó detalles de cómo sufrió los primeros días. “Estoy bien, mejor que el fin de semana, cuando tuve unos síntomas muy malos y estaba físicamente hecho polvo, con dolor de cabeza, fiebre alta, escalofríos, un dolor de cuerpo brutal, un malestar increíble, en definitiva”, explicó el atleta desde su domicilio en Sankt Leon.

El último entrenamiento del equipo fue el pasado jueves y el sábado el español comenzó a sentirse mal. Tras comunicárselo al doctor del plantel, Guardiola se dirigió rumbo a un hospital para hacerse los estudios correspondientes.

“Toda mi familia está en cuarentena en casa desde el sábado”, afirmó Gedeón, quien vive en Alemania junto a su mujer Paula y sus hijos de 5 y 3 años. “Ellos están bien, sin síntomas, pero con mi mujer damos por hecho que todos estamos contagiados. Mi mujer tiene estornudos de alergia, pero no toses secas como yo. Yo ahora estoy aislado en mi habitación con más protección: con guantes y con mascarilla. Salgo aún menos que antes, porque ellos andan por el resto de la casa. Tenemos que tomarnos los cuatro la temperatura por la mañana y por la tarde, y enviarlo al centro. En cinco días vendrá personal sanitario a casa para ver cómo estamos”, detalló el ex Ciudad de Logroño y Portland San Antonio.

Ante la falta de certeza sobre el estado de salud del resto de su núcleo familiar, el español develó cómo son los cuidados que están teniendo por estas horas dentro de la casa: “Tengo un aseo para mí solo. Mi mujer limpia continuamente los picaportes de las puertas, me cambia las toallas. En fin, estamos haciendo todo lo que nos indica el protocolo”.

Vale destacar que el plantel del Rhein-Neckar se vacuna contra la gripe, por lo que en un principio pensaron que los síntomas eran un efecto secundario y no coronavirus.“Te sientes como si fuera una gripe, pero el otro día fue muy curioso porque yo tenía la sensación de que estaba en 40º de fiebre y me estaba muriendo, con los ojos rojos y calientes, pero no tenía fiebre alta. Como máximo he tenido 38°”, concluyó Guardiola.

Fuente: www.infobae.com