Era un partido clave para Sebastián Beccacece y él lo sabía. Independiente perdió 2-0 con Lanús, fue eliminado de la Copa Argentina y el futuro del entrenador es una incógnita.

«El sábado me juntaré con Moyano y veremos», fueron las primeras palabras del técnico luego de la derrota en Rosario. ¿Llegó el final del ciclo?

Ni Pablo (presidente) ni su padre Hugo Moyano estuvieron en el estadio de Newell’s. ¿Para no presionar o para mandar una señal?El sentir de la mayoría de los hinchas está claro y habrá que ver si el presidente decide acompañar el clamor popular. 

“Beccacece botón/Beccacece botón”, cantaron los muchos simpatizantes del elenco de Avellaneda que llegaron hasta Rosario y se fueron eliminados.

Beccacece le abrió la puerta a una posible salida del conjunto de Avellaneda cuando le preguntaron si tenía fuerzas para seguir. «Con el grupo tengo una muy buena relación y nosotros continuamos con la planificación. Una vez que hable con los dirigentes, veremos. Soy el responsable directo de la situación«, dijo.

La situación parece sentenciada, más allá del deseo del entrenados de permanecer en el cargo. “No creo que se vaya. Yo lo noté bien, lo vi como siempre. Dolido, por supuesto, por la derrota, pero lo vi bien a Sebastián”, explicó Silvio Romero.

El enojo de los hinchas con Beccacece es estrictamente futbolístico. También, hay que decirlo, pesa mucho la sombra de Ariel Holan y su ciclo exitoso. Pero Independiente nunca jugó bien de la mano de Beccacece. Solamente se pueden destacar algunos pasajes de partidos, como el segundo tiempo en Rosario, que no fue malo.

El golpe ante Lanús fue doble, porque produjo la eliminación de la Copa Argentina y también la no participación en la próxima Copa Libertadores. A esto hay que sumarle la eliminación en cuartos de final de la Copa Sudamericana ante el humilde Independiente del Valle de Ecuador y el preocupante puesto 14 en la actual Superliga. Es decir, el ciclo de Beccacece no se sostiene desde el rendimiento ni los resultados.

Los dirigentes tampoco están conformes con lo brindado por Beccacece. Le cuestionan algunas determinaciones que generaron ruido, como la exclusión de Nicolás Domingo: pasó de referente y titular a borrado. Y algo más: no entendieron la presencia desde el inicio de Gastón Togni, que no jugaba desde febrero y que recién hace 15 días recibió el alta médica tras la recuperación de la operación del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.

Los refuerzos son también un tema que agranda el malestar en los dirigentes: Independiente gastó casi 15 millones de dólares en las contrataciones de Alexander Barboza, Cristian Chávez, Andrés Roa, Sebastián Palacios y Lucas Romero. Y ninguno rindió lo esperado, claro.

Pasaron 16 partidos desde la frase inicial de Beccacece e Independiente no arranca. Ocho victorias, un empate y siete derrotas podría ser el número final del ciclo del DT en el Rojo. La verdad se sabrá este sábado, pero la suerte parece estar echada.

Fuente: www.clarín.com