A raíz de las declaraciones de Mauricio Macri, en su visita a nuestro departamento, en relación a Portezuelo del Viento, el gobernador de La Pampa, Carlos Verna, enfureció.

Ocurre que el presidente, en su breve discurso, junto a Alfredo Cornejo, dijo que no iba a parar hasta poner en marcha la obra.

A partir de esa frase, el primer mandatario pampeano intimó al presidente a apartarse del veredicto pendiente sobre el proyecto que impulsa Mendoza. Es que la provincia vecina pone reparos a

Verna sostiene que Macri, con esas declaraciones, ya no está en condiciones de dar una sentencia en torno al conflicto entre ambas provincias.

Las palabras del presidente en San Rafael “fueron basadas en la incompetencia y parcialidad, además de ser fruto de la improvisación y de la falta de sustento técnico, lo que ratifica todos y cada uno de los argumentos de hecho y jurídicos planteados en la oportunidad de recusarlo”, resumió el pampeano.

Añadió después que la frase ‘no vamos a parar hasta poner en marcha Portezuelo del Viento’ es manifiesta y escandalosa

“La parcialidad e inequidad con la que el gobierno nacional se ha comportado en su relación con las provincias del Coirco por un lado, y entre La Pampa y Mendoza en particular, por otro, resulta evidente y va en desmedro de los intereses de todos y cada uno de los pampeanos”, remarcó Verna.