Fuerte y triste momento les tocó a vivir a los integrantes de la Federación Gaucha en los desfiles vendimiales.

En comunicación con Walter Riesco, presidente de la Federación Gaucha, nos comentó sobre el episodio lamentable que vivieron tanto en la Vía Blanca, como en El Carrusel de las reinas vendimiales durante el fin de semana pasado.

Una tradición, desde hace ya más de 80 años, es inaugurar tales desfiles con la presencia de la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos, pues este año no aconteció de tal manera, por lo que provocó fuertes encuentros entre la Federación y el Gobierno.

“Quedamos sorprendidos al ver los cambios negativos que hubieron este año, el Gobernador y el secretario de Cultura, rompieron una tradición de más de 80 años”, expresó con dolor Riesco.

El desencadenante fue el orden del desfile, pues como ya lo expresó Riesco, iniciar la Vía Blanca y el Carrusel con la presencia de la Virgen, es tradición, pues este año, los gauchos encargados de la protección de la imagen de la patrona de los viñedos, fueron los últimos en desfilar.

Los inicios de ambos eventos estuvieron a cargo del rey gay, las comparsas y colectividades, seguidamente los pañuelos verdes y sobre el final la Virgen, momento en el que ya no quedaba nadie sobre las calles. La explicación que recibieron los integrantes de la Federación fue que se diagramó así por una cuestión de agilidad de los eventos.

“La única persona que quedaba en el palco era la vicegobernadora, Laura Montero, quien nos escuchó a cada uno de los gauchos y quien nos dijo que el secretario de cultura, Diego Garecca se había equivocado al tomar tal decisión”,explicó el presidente de la Federación.

“Desfilamos en soledad y con el desprecio del gobernador, rompiendo con una tradición cultural de hace más de 80 años”, exaltó Riesco tras ser consultado como vivió tal momento.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv