Desde el Ejecutivo provincial informaron que en la actualidad “hay 103 chicos que están en lista de espera para ser adoptados”. Es por eso que le piden al Poder Judicial que busque los mecanismos de aceleración para que esas criaturas puedan tener pronto una familia.

“La Justicia tiene que ser más expedita en los procesos de adopción”, señaló Alfredo Cornejo.

Las declaraciones del gobernador fueron dentro del marco de refuncionalización de la Casa Cuna. Ocurre que ahora ese gran hogar se desarticuló y le dio paso  a pequeñas casas que le permitirán a los niños tener vinculación con las familias y transitar de otra forma el período de preadopción.

Estos nuevos espacios permitirán a los profesionales realizar una atención más personalizada con los menores, al mismo tiempo que se generan las condiciones para que los chicos vivan en mejores contextos.

 “Estos niños necesitan la oportunidad de tener una familia, sobre todo los que tienen más de cuatro años, que son los que más cuesta que sean adoptados. Necesitamos más compromiso de parte de la ciudadanía en estas tareas, y que todo el que pueda y tenga amor para dar a estos niños haga el esfuerzo de adoptarlos”, sostuvo Cornejo.

 “Queremos comprometer a la sociedad en esta problemática. La nueva política de niñez y adolescencia del Estado mendocino ha tenido grandes avances. Desarmar ese macrohogar, como lo era la Casa Cuna, para armar estos minihogares es lo que permitirá que los niños puedan vincularse y sociabilizar en el contexto de una comunidad. El objetivo es que estos niños tengan igualdad de oportunidades”, añadió para finalizar el primer mandatario.