La cantante Katy Perry se sumó al concierto en honor a las víctimas del último atentado de Manchester, dónde 22 personas perdieron la vida y más de 50 resultaron heridas, mientras se desarrollaba un concierto de Ariana Grande.

Este recital se realizó en el Water Rats de Londres, Inglaterra. Ella arrancó brindándole unas afectuosas palabras al público: “Fue difícil para ustedes, lo sé. También fue difícil para mí, porque todos amamos la música. Todos escuchamos la misma música”.

Para la ocasión ella vistió un outfit que sorprendió sobre el escenario. Se trató de un vestido blanco muy especial. La parte de atrás del traje de Katy estaba cubierta con imágenes de las víctimas del atentado en Manchester formando un corazón. Con este gesto Katy quería expresar su honor por estar en el concierto a la vez que rendir homenaje a las víctimas del atentado.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail