Bañado en lágrimas, Rafael Nadal miraba la pantalla en el medio del cancha después de ganar el US Open: un video con fragmentos de cada uno de sus 19 títulos de Grand Slam, fue la gota que derramó el vaso de las emociones del balear que, junto a los aplausos del público y la adrenalina tras conseguir el título hicieron que rompa en llanto.

Tenía 19 años cuando ganó su primero en Francia y a los 33, la emoción en el Arthur Ashe fue la misma. Son tantas las lesiones que ha enfrentado a lo largo de su carrera, que Nadal no sabe cuál título será el último.

«Estoy viejo», bromeó Rafa a periodistas ya pasadas las emociones de la ceremonia en la que recibió el trofeo, que había ganado en otras tres oportunidades.

Los 24 mil espectadores que estaban en el recinto no pararon de aplaudirlo y emocionarse con el español que con sus manos, cubiertas de vendas en los dedos, se tapaba la cara como intentando no demostrar debilidad. No pudo y lo aceptó. Se dejó ver muy emocionado, se levantó y le abrió sus brazos al público en forma de agradecimiento.

«Ver todas las cosas que he pasado, poder aún estar aquí, es todo muy especial para mi. He pasado por momentos difíciles, físicos especialmente. Cuando tienes problemas físicos, lo mental se vuelve más difícil», reconoció el mallorquín.

Por eso «durante mi carrera nunca he sabido si cada victoria es alguna de las últimas oportunidades y siempre lo he vivido así», pero «quizás dentro de la mala suerte que he tenido por las lesiones también eso me ha hecho siempre valorar cada cada momento bueno».

Nadal venía de vencer al ruso Daniil Medvedev por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en una épica que se extendió por casi cinco horas.

«Cuando te muestran un video de eso pues también en cierto modo te das cuenta de todo el camino que llevas, lo que has hecho. Eso, unido al momento de cansancio o de desgaste mental, de felicidad de haber conseguido la victoria con una pista llena también entregada, pues ha hecho que ha sido un poquito más difícil resistirme contra las emociones».

Con el título del domingo, Nadal quedó a un título del récord de 20 Grand Slams de Roger Federer y de cinco US Open que mantienen Federer, Pete Sampras y Jimmy Connors.

«Siempre he dicho que me gustaría ser el que gane más, pero no estoy pensando en eso cuando entreno, cuando no estoy jugando. Practico el tenis porque amo jugar tenis y no puedo pensar solo en Grand Slams porque el tenis es más que Grand Slams», concluyó.

Fuente: www.infobae.com