La noticia causó preocupación en el mundo del fútbol: el Loco Hugo Orlando Gatti se encuentra internado en una clínica de Madrid a la espera de los resultados del test que le hicieron para saber si tiene o no coronavirus. «Sí, está en una clínica de la capital española. Pero está bien y a la espera… Fue a hacerse unos estudios por sus problemas cardíacos (hace dos años le colocaron un stent) y, por este problema que afecta a todo el mundo, le hicieron las pruebas para determinar si tiene coronavirus. Esperemos que den negativas…», le confirmó a Clarín su hijo Lucas Cassius Gatti, quien se encuentra «bloqueado» en Londres.

El caso es de cuidado: el ex futbolista tiene 75 años, lo que lo ubica claramente en el grupo de mayor riesgo de la enfermedad. El exarquero argentino fue columnista del diario deportivo AS y participó en el programa de fútbol español «El Chiringuito de Jugones», quien en la noche de este lunes reinicia la temporada, por la Mega, pero en un modo multi-conexión que comunicará a los colaboradores con el conductor catalán Josep Pedrerol. Hace dos años, en febrero de 2018, en una charla con Pedrerol, Gatti sorprendió a sus compañeros y a los televidentes: «Florentino Pérez me salvó la vida. Por eso, ‘Jefe’, muchas gracias. Ha sido muy amable», dijo Gatti refiriéndose a su amigo, el presidente del Real Madrid.

Lucas tiene como segundo nombre Cassius. Su padre se lo puso en homenaje a su gran ídolo, el boxeador Cassius Clay luego rebautizado como Muhammad Al. Su hijo contó que junto al Loco están su esposa, la exmodelo Nacha Nodar, y Manuela Zeballos, la madre de Gerónimo, primer hijo del ex futbolista de 42 años que jugó en Argentinos Juniors, Boca, Dundee de Escocia y Badajoz. «Yo estoy bloqueado en Londres porque estoy haciendo el curso de técnico para obtener la licencia UEFA Pro y me salió la posibilidad de un trabajo en Arabia Saudita. Ahora cerraron todos los aeropuertos y no puedo volver a ningún lado: ni ir a Madrid a ver a mi padre ni regresar a Italia donde está mi familia. ¿Es una locura!», reveló sobre el motivo de su estadía en la capital de Inglaterra.

¿Qué le había sucedido al Loco en 2018? «Tenía dos arterias tapadas y el corazón no me bombeaba. Igual no sentí nada. Me pusieron un stent», manifestó con lágrimas en los ojos. «Nunca me hago estudios. Desde que dejé el fútbol no le doy importancia», confesó por entonces. «Me quería acordar los nombres de mis hijos y no podía. Iba a comprar un perfume de ambiente y no me salía el nombre. No podía hablar. Mi hijo lo llamó (al presidente del Real Madrid) para contarle la situación y Florentino me internó enseguida. ¡Un fenómeno! Aparte, después me llamaba todos los días y siempre estaba atrás mio», continuó relatando Gatti.

Y definió a Pérez como su gran amigo: «El Jefe es un fenómeno. Le debo la vida, todo… Hace 15 años que lo conozco. Dios me lo puso en el camino en todo sentido, pero sobre todo como amigo. Es un crack. En Argentina llamo al presidente de Boca y no me da bola».

Nacido en Carlos Tejedor, el pueblo de la provincia de Buenos Aires, el 19 de agosto de 1944, se inició en el fútbol en Atlanta (1962-64). Y luego pasó por River (1964-68); Gimnasia (1969-74); Unión (1975); Boca (1976-88). Y estuvo en 18 partidos de la Selección, donde integró el plantel que disputó el Mundial de Inglaterra 1966. Fue en Boca donde se retiró en 1988, con 44 años, tras ganar una Copa Intercontinental, dos Libertadores, dos torneos Metropolitanos y uno Nacional. “Yo nunca fui arquero. Fui un jugador de fútbol que estuvo en el arco…», se definió siempre sobre su particular estilo.

Está hospitalizado en Madrid, donde reside desde hace unos años. El Loco se disponía este lunes a retomar -vía Skype-sus participaciones en el programa de televisión «El Chiringuito» que se emite en España y en el que se destaca por sus opiniones y hechos extravagantes, similares a los que protagonizó durante su carrera como futbolista. Un ejemplo: en 1979 se convirtió en el primer jugador del fútbol argentino en llevar sponsor en su camiseta (Jet, una empresa de juegos electrónicos).

Era uno de los ocho tertulianos que polemizan en «El Chiringuito», Uno de los más recordados episodios que protagonizó El Loco fue hace un par de años por una discusión con el comentarista deportivo Cristobal Soria con quien estuvo a punto de llegar a las manos, teniendo que intervenir el resto de los invitados y de los trabajadores para evitar la bochornosa pelea. Más grave aún fue la del pasado mes de junio, ya que se encaró con un invitado del programa (Miguel Galán, presidente del centro español de formación de entrenadores), quien le dijo al ex arquero de Boca que no sabía de jugadores del país ibérico, algo que lo mantuvo varios meses fuera del programa. «Es que me pone loco, me traés cada personaje. Traeme a Mourinho, no a este pibe», le tiró a Pedrerol antes de irse «a las piñas».

Más allá de su look particular, con vincha y un estilo inusual para defender el arco, que muchas veces lo llevaba a alejarse de los tres palos, Gatti marcó una época como arquero durante sus 26 años de carrera. No solo es el futbolista con más partidos disputados en la historia del fútbol argentino, con 765, sino que también junto con Ubaldo Matildo Fillol, es el arquero con más penales atajados en su trayectoria, con 26. Y hasta se dio el «gusto» de jugar como centrodelantero, con la camiseta número 9 de Boca, en un amistoso frente a Platense.

Fue para festejar el título Metropolitano del 76 ganado a River. El Toto Juan Carlos Lorenzo lo mandó a la cancha en el segundo tiempo: salió el Toti Veglio, entró Burtovoy al arco y el Loco Gatti pasó a jugar arriba. La Bombonera -colmada- se venía abajo cuando cada pelota llegaba a los pies del Loco y era acompañada por una ovación. «Me saqué el gusto. Además ésta era nuestra noche de fiesta y el público me lo pedía. Es difícil jugar adelante. Al segundo pique me fundí…”, declaró. Loco, de principio al fin…

 

Fuente: www.clarín.com