El servicio alimenticio que ofrece el gobierno en las escuelas de gestión estatal tiende a aumentar en el consumo de alimentos saludables y de estación, garantizando la calidad.

La Dirección General de Escuelas (DGE) informa que el sistema de alimentación saludable para escolares en sus distintos niveles y modalidades adoptará los cambios correspondientes a partir de setiembre, debido al cambio de estación.

Los cambios en la alimentación cubren los requerimientos nutricionales requeridos por Nación y por otros organismos internacionales que garantizan el derecho de alimentación de los niños.

Desde el gobierno escolar se propone un menú en reducción de alimentos procesados y la incorporación de otros con bajo contenido graso, reducción de la cantidad de hidratos de carbono, incorporación de calcio y proteínas necesarias de acuerdo con la edad, aumento de vegetales aportando vitaminas, minerales y fibra. Además, se garantiza la entrega de una fruta diaria.

En todas estas incorporaciones se tuvieron en cuenta las preferencias culturalmente aceptadas por los niños.

Para la planificación y realización de los alimentos se consideraron parámetros como los requerimientos según las edades, las características socioculturales y los controles de gestión a los efectores, entre otros.

También desde el gobierno escolar se informa que en comparación con la composición del menú del ciclo lectivo 2017, la prestación alimentaria de 2018 aumentó en cantidad y en valor nutricional.

Con respecto a las meriendas, se agregó un día más de lácteos, para cubrir el requerimiento de calcio, recibiendo los estudiantes más leche en invierno y, a partir de setiembre, podrán consumir queso también.