Uno de los detalles que llama la atención en el caso de la chica de 18 años que asesinó a su novio es cómo sabía usar el arma de 9 milímetros que le sacó a su papá policía. Es por esto, entre otras cosas, que Marcelo Galarza también está siendo investigado.

No es la primera vez que el padre de Nahir está bajo la lupa. En el pasado ya había tenido problemas judiciales: llegó a juicio oral y público por un homicidio y además tiene un expediente por supuesta apropiación de armas.

En 1998, el policía mató de un escopetazo a Claudio Cañete, un hombre acusado de vender drogas en Concordia y fue a juicio en 2004. Si bien la fiscalía pidió 10 años de prisión por homicidio simple, la Justicia lo absolvió.

La otra causa sigue abierta y tiene que ver con el robo de armas secuestradas a cazadores, cuando trabajaba en la Dirección de Prevención de Delitos Rurales.

Según informó el sitio TN, el Jefe Departamental de la Policía, Carlos Pérez, aseguró que “no es normal” que Galarza tenga tantas causas en su contra. Además, en diálogo con El Día, indicó: “Hay que ver si Nahir está instruida o ha hecho prácticas de tiro”.