Jorge Pinelli salió del hospital y fue a la Fiscalía Correccional donde se abstuvo de declarar por cuestiones emocionales. Desde la Justicia informaron que no fue imputado y que permanecerá en libertad.

Jorge Pinelli, el otro chofer del micro siniestrado, y padre del conductor fallecido, fue dado de alta del hospital Teodoro J. Schestakow, lugar donde estaba alojado desde el primer momento en que ocurrió el trágico episodio.

El hombre, de 59 años de edad, estaba con consigna policial, ya que la fiscal de la causa quería estar al tanto de cuando recibiera el alta médica.

Apenas salió del nosocomio, se tuvo que cruzar obligatoriamente al edificio de tribunales donde lo estaba esperando la Dra. Florencia De Diego, titular de la Segunda Fiscalía Correccional.

Pinelli fue asistido por la defensora oficial y se negó a declarar argumentando que su estado emocional no era bueno y por lo tanto no estaba en condiciones de responder preguntas.

No obstante, el hombre dejó constancia en el expediente que no tiene inconvenientes en asistir a prestar declaración cuando sea citado nuevamente.

Desde la Fiscalía informaron que no quedó imputado y por lo tanto seguirá en libertad.

Silvio Barroso

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail