El pueblo de Cuadro Benegas tiene bronca, la bronca que genera la promesa y el olvido de parte de los funcionarios, independientemente de la jurisdicción, algo de lo que siempre se agarran los que tienen el poder.

Figurita repetida es la respuesta de dirigentes municipales, provinciales y nacionales cuando se trata de dar una solución concreta. “Es que le toca a ellos hacerlo”, es la frase común, y así se desligan de responsabilidades.

La ciudadanía  no piensa en jurisdicciones, a la gente solamente le interesa el territorio cercano y todo lo que pasa a su alrededor, tal como sucedió el viernes con los vecinos de Cuadro Benegas que cortaron la ruta 144 para pedir justicia por la muerte de Tomás Méndez, el jovencito que el martes pasado fue atropellado cuando circulaba en bicicleta.

Leopoldo, el papá del nene, aunque es profundo su dolor, saca fuerzas desde lo más profundo y manifiesta que es “urgente” que se haga el segundo tramo de la ciclovía, “para que no vuelva a ocurrir”.

La ruta 144 se ensanchó para darle seguridad y fluidez al tránsito, sin embargo, muchos de los que por allí pasan la usan como pista de carrera.

“Queremos vivir tranquilos, la gente de Cuadro Benegas quiere vivir tranquila”, manifestó sumergido en dolor el hombre, quien pide una y otra vez que se mejore la infraestructura vial del lugar.

La familia del joven ya tiene abogado y adelantan que no se quedarán quietos hasta encontrar la verdad de lo que ocurrió. En ese sentido, Leopoldo  quiere que el sujeto que manejaba la camioneta que arrolló a su hijo de la cara.

“Aunque la Justicia ya intervino, nosotros queremos hablar con esa persona, necesitamos que nos cuente lo que sucedió”, dijo.