Pichetto cuestionó el envío del proyecto a cuatro comisiones legislativas, lo que demoraría el tratamiento,maniobra. Pichetto cuestionó el envío del proyecto a cuatro comisiones legislativas, lo que demoraría el tratamiento.

La vicepresidenta Gabriela Michetti decidió ayer girar a cuatro comisiones el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que aprobó la semana pasada la Cámara de Diputados, lo que generó una fuerte polémica aun antes de que la iniciativa comience a discutirse en la Cámara alta.

“Este giro obedece a una posición personal de la vicepresidenta con la finalidad de prolongar el debate indefinidamente y configura una actitud dilatoria, tendiente a obstaculizar el dictamen y la llegada al recinto de la media sanción de despenalización del aborto”, se quejó Miguel Ángel Pichetto (Río Negro), jefe del Bloque Justicialista y uno de los impulsores de la iniciativa en la Cámara alta.

Michetti decidió en la tarde de ayer, poco después de finalizado el partido de la selección argentina, el giro de la iniciativa a las comisiones de Salud, que actuará como cabecera; de Justicia y Asuntos Penales, de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda.

Se trata del cuarteto de comisiones que la vicepresidenta había acordado el martes último en una reunión con referentes legislativos del denominado sector “provida”, entre los que se destacan el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; la radical Silvia Elías de Pérez (Tucumán), y Esteban Bullrich (Pro-Buenos Aires).

De esta manera, la presidenta de la Cámara alta optó por tomar el camino más largo para el tratamiento del proyecto que viene de Diputados y hacer oídos sordos al pedido elevado por el Bloque Justicialista, con la firma de Pichetto y su vicepresidente. Carlos Caserio (Córdoba), que había solicitado circunscribir el debate a las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Salud.

Si bien la decisión de Michetti anticipa un debate extendido, la duración del trámite del proyecto se definirá en la primera reunión de las comisiones, cuando se decidirá la nómina de invitados a exponer. En ese sentido, los sectores enfrentados por el proyecto de ley anticipan una fuerte disputa. Mientras los que están favor de la legalización del aborto quieren llevarlo al recinto el miércoles 11 de julio, los que lo rechazan ubican ese horizonte casi un mes después, el 8 de agosto.

Según el esquema decidido por Michetti, el apoyo al aborto legal solo tiene mayoría en la Comisión de Salud, donde una decena de sus 17 miembros ya manifestaron su respaldo al proyecto. Su presidente, Mario Fiad (UCR-Jujuy), no fijó posición.

En Justicia, presidida por Pedro Guastavino (PJ-Entre Ríos), que está a favor de la legalización del aborto, al menos nueve de los 17 miembros ya dijeron que votarán en contra del proyecto. Otro tanto ocurre en Presupuesto y Hacienda, que preside Bullrich, un declarado opositor al aborto legal.

En Asuntos Constitucionales, que preside Dalmacio Mera (PJ-Catamarca), tiene ligera ventaja (siete a seis) el apoyo al proyecto aprobado en Diputados, aunque aún quedan cuatro senadores “indecisos”.

 

Fuente: La Nación