Anabel Fernández Sagasti es la primera justicialista en decir abiertamente y sin rodeos que quiere llegar a la Gobernación de Mendoza. Con 34 años y una vertiginosa carrera política expresa que no le tiene miedo al desafío. En realidad, afirma que ningún peronista le tiene miedo al futuro. “Está en nuestro ADN”, señala.

Cada vez que se les pregunta a los justicialistas por el año que viene y las candidaturas, la respuesta es siempre la misma: “Es muy pronto para hablar de eso, sobre todo con los problemas que tiene la gente hoy”, dicen todos a coro luego de accionar el cassette. En cambio, la joven senadora, en diálogo con Dial RadioTV, se salió de libreto y expresó que su idea es ser candidata.

“El gran problema del peronismo mendocino es que los dirigentes tienen falta de voluntad. Saben que para ser candidato hay que caminar mucho la provincia y poner el cuerpo”, lanzó.

“Ojalá tuviéramos 10 candidatos escuchando a la gente y recorriendo Mendoza”, añadió, y velozmente se diferenció al indicar que “deberían hacer como nosotros, los de Unidad Ciudadana, que estamos caminando mucho”.

Hizo un punto y sacó del medio a los intendentes de esa responsabilidad al señalar que “a ellos no los incluyo porque entiendo que están en la trinchera tratando de solucionarle los problemas a la gente. No hay que olvidarse que los ciudadanos no distinguen cuando tienen algún inconveniente y al primer lugar que van es al municipio. Pero, el resto de los dirigentes deberían estar recorriendo cada lugar”.

Fernández Sagasti les reclamó con firmeza a esos cabecillas del PJ que tienen que salir ya a las calles “para ganarle a Macri y a Cornejo”.

“Deberíamos estar todos los compañeros caminando. Necesitamos que todos estén activos y decirles a los vecinos que somos la alternativa”, remató