En medio de un silencio absoluto por parte de las autoridades policiales y judiciales, Hugo Acuña, el oficial de policía que el domingo, en General Alvear, mató a su mujer de un disparo, llegó a nuestro departamento para ser revisado por el Cuerpo Médico Forense.

Por ahora el silencio judicial es total, en tanto que desde la Policía, en un breve comunicado, el comisario Rafael Videla, jefe de la Departamental alvearense, señaló que “es un hecho doloroso para la Institución, y no se pueden dar mayores datos. Solamente decir que hay pericias realizadas y pericias por hacer. La fiscal nos ha pedido silencio y por lo tanto no vamos a dar más datos”.

El uniformado, que está en calidad de detenido, llegó a San Rafael esposado en una camioneta de la Policía. Con la cabeza baja, y una mano lastimada ingresó al Cuerpo Médico forense para ser revisado por los profesionales de ese organismo judicial.

El lamentable episodio ocurrió en una vivienda de Agustín Álvarez y Paso de los Andes en horas del mediodía de ayer.

Por causas que son materia de investigación, Acuña le efectuó un disparo, con su arma reglamentaria a su mujer, identificada como Lorena Segura, quien murió de forma instantánea.

El sujeto dijo que fue de forma accidental, en tanto que hay fuertes versiones de que minutos antes hubo una dura discusión, por lo que se presume que pudo ser un femicidio.

La mujer tenía 30 años y era profesora de Comunicación Social.