Se observaron mejoras significativas en el rendimiento de los niños y niñas.

Durante los meses de agosto a noviembre, la Dirección de Educación Inicial y la Universidad del Aconcagua llevaron adelante el Programa de Promoción de Capacidades Cognitivas y Socioemocionales en la Educación Inicial, bajo el Proyecto Piloto Integral de Nivel Inicial (PINI) en cuatro jardines de Mendoza.

La iniciativa se sustenta sobre la base teórico-científica de que el desarrollo durante la infancia temprana posee características particulares que lo presentan como un periodo sensible colmado de “ventanas de oportunidades” para potenciar las funciones cognitivas y socioemocionales.

En este sentido, el contexto educativo es un ámbito óptimo para favorecer el desarrollo integral de los niños y niñas que permita fortalecer y estimular esas capacidades mediante intervenciones intensivas, sistemáticas y mantenidas a lo largo de la trayectoria escolar.

Es así que se evaluaron y estimularon algunas de estas funciones -atención, meta cognición, control inhibitorio, organización, planificación, flexibilidad cognitiva y memoria de trabajo- en alumnos que asisten a las salitas de 4 y 5 años de diferentes zonas de Mendoza. Asimismo, se implementaron las áreas especiales de Educación Física y Educación Especial.

Los resultados preliminares fueron alentadores ya que, en general, se han observado mejoras significativas en el rendimiento de los niños y niñas con relación a estas capacidades. Si bien es necesario completar el análisis de los datos recolectados, se sugiere continuar trabajando en el programa y en su mejora para garantizar el desarrollo integral de los niños y niñas de forma tal que puedan potenciarse sus capacidades y todos puedan acceder a igualdad de oportunidades educativas presentes y futuras.