La pequeña de dos años que hace un par de días fue mordida por una yarará en Monte Comán tuvo una muy buena recuperación y hoy está junto a su familia.

Que la niña esté bien, no es casualidad. Todo fue posible gracias a que el hospital público local tenía el antídoto necesario para combatir el veneno de ese animal, y también porque se le realizaron dos intervenciones quirúrgicas en la manito, lugar donde recibió la mordedura.

El director del hospital, Dr. Luis Vergani, señaló que “hoy contamos con todos los elementos necesarios para tratar este tipo de problemas”, añadiendo inmediatamente que  “para que la comunidad se quede tranquila, tenemos sueros para distintos tipos de venenos, ya sean de víboras o de arañas”.

El profesional aclaró que esos antídotos están en la Guardia, considerando las urgencias, y que “tienen un cuidado exhaustivo, dado que hay que estar siempre atentos a los vencimientos y cadena de frío. No obstante, es algo que lo tenemos muy controlado”.

Los antídotos se preparan en el hospital Malbrán de Buenos Aires y se distribuyen en todo el país. “Cada provincia tiene su banco en ese sentido”, aclaró Vergani.

Aunque todos los sueros para combatir los venenos de víboras y arañas se encuentran en el hospital, no está mal primero dirigirse a un centro de salud si la persona está lejos, “ya que se puede ir ganando tiempo para coordinar un correcto traslado y de esa forma el Schestakow estar preparado para recibir al paciente”, explicó el reconocido médico.