Ayer, en el Palacio de Tribunales de nuestro departamento, se llevó adelante la audiencia de prisión preventiva de Mariano Encinas, el individuo de 26 años que chocó y ocasionó la muerte de Marcela Quiroga en la encrucijada de Telles Meneses y San Martín el pasado 16 de junio.

La joven mamá perdió la vida de manera instantánea cuando iba al trabajo en moto, en tanto que Encinas manejaba su auto VW Gol a toda velocidad en estado de ebriedad. Es correcto subrayar que lejos de auxiliarla, se escapó del lugar y fue gracias al rápido accionar de un taxista que pasaba por allí, que llamó al 911, que la Policía logró atraparlo.

Fugarse fue un elemento fundamental para que la Justicia considerara que debía esperar el juicio detenido, sin embargo, al no tener antecedentes penales, fue beneficiado con la modalidad “domiciliaria”.

La fiscal Andrea Rossi había solicitado la prisión preventiva, pero a cumplir en la cárcel, dado que consideró que Encinas demostró tener una conducta evasiva.

Por su parte, el Dr. Diego Sierra, abogado del imputado esgrimió que al tratarse de una persona limpia de antecedentes la instrucción no se vería amenazada.

Finalmente, la decisión fue que, de manera preventiva, tiene que quedar privado de la libertad mientras la causa avanza. No obstante apareció un detalle: quedará prisionero en el interior de su casa.