El individuo que hace un par de días abusó sexualmente de su hermana, en Pueblo Diamante, se movía libremente por las calles sanrafaelinas, a pesar de tener otras dos causas por abuso sexual, cinco por robo, una por incendio, tres por amenazas, una por lesiones y dos por daño.

¿Y la Justicia? Correcta introducción para describir la batería de causas que tiene sobre las espaldas el sujeto, de 37 años, que el fin de semana violó a su hermana.

Hoy está prófugo y los efectivos de la Unidad Investigativa lo buscan intensamente, luego de que el sábado pasado ingresara a la casa de su hermana, en Pueblo Diamante, y la ultrajara sexualmente.

La Justicia ordenó buscarlo, la misma que no supo sujetarlo, a pesar de que arrastraba una pesada mochila de antecedentes.

De acuerdo a información extraoficial a la que pudo acceder nuestro medio, el depravado tenía otras dos causas por abuso sexual, una del año 2005 con “acceso carnal”, y otra del año 2015 que lleva como título de carátula “abuso sexual agravado”.

Pero no solamente es un violador, sino que además pesan sobre él causas relacionadas con robos. Serían cinco las que tiene por este tipo de delito.

Además, tiene entradas por amenazas, las cuales serían tres. A eso hay que sumarle dos denuncias por daño y también una por lesiones. Y por si fuera poco, tiene un antecedente por incendio.

Un hombre para nada liviano en su accionar. No obstante, parece que nada fue tan potente para que la Justicia lo tuviera encarcelado.

Silvio Barroso

www.ciudadanosur.com.ar