Desde que el presidente Mauricio Macri puso en marcha la obra de reconstrucción de la avenida Balloffet, el 9 de enero pasado, no se observan grandes modificaciones en el avance de obra, algo que ha generado enojo en los vecinos que habitualmente transitan por el lugar.

Incluso, despertó la preocupación en la propia gente de Cambiemos. Fue el concejal Martín Serrano, del bloque UCR-Pro quien pidió explicaciones a Black Shadow, la empresa que tiene a cargo la obra, llegando a poner sobre la mesa la sospecha de que algo raro pasaba. “Intencionalidad política”, se escuchó decir.

No obstante, y curiosamente, fue la gente de su propio espacio quien salió a cruzarlo. Se trata de Oscar Sandes, titular de Vialidad Provincial, quien salió en defensa de la empresa constructora.

En ese sentido, el funcionario señaló: “A mí me gusta hablar con rigor técnico, el apuro que se tiene por la ejecución de la obra no se condice con los tiempos que requiere la colocación del nuevo asfalto”.

Dijo después que toda obra vial requiere de estudios y, en ese proceso, surgen factores o situaciones subterráneas no tenidas en cuenta.

“No se le hace una radiografía a la calle antes de empezar, en todas las obras vamos encontrando cosas que generan demoras”, explicó.

Sandes anexó después que “yo no creo que haya problemas de Vialidad Nacional ni de la empresa, son cuestiones propias de obra que a veces no son tan simples; el pavimento de esa calle tiene unos 30, 35, 40 años o más y ha resistido un montón. En algunos puntos va a requerir un tratamiento especial, pero eso pasa en todas las obras. Los estudios de la composición del suelo que se hacen en laboratorio llevan su tiempo, no se hacen de un día para otro, los análisis demoran 25, 30 o 35 días. Acá se está haciendo todo en forma y me parece bien que Vialidad exija esos estudios, porque hace a la buena obra con calidad”.

Expresó que esperar 20 días más por algo que le va a cambiar la cara a la zona no es exagerado, agregando que todas las obras tienen un tiempo que respetar y que hay buena predisposición de la empresa.