Por efecto de los incendios iniciados el 30 de diciembre pasado en los departamentos de General Alvear y San Rafael, la Nación resolvió declarar el estado de emergencia agropecuaria.

La iniciativa apunta a ayudar a los emprendimientos agropecuarios dedicados a la ganadería de secano que fueron afectados por el siniestro.

De acuerdo a información oficial, la emergencia tendrá una extensión hasta el 30 de julio de 2019

A partir de esta disposición, los productores ganaderos del Sur provincial que fueron afectados por los incendios podrán acceder a los beneficios que contempla la ley y que incluyen: prórroga en los vencimientos de créditos del Banco de la Nación y de impuestos de AFIP (Ganancias y Bienes Personales) y que, además, permite al damnificado tomar créditos a tasa subsidiada.

Por otra lado, la herramienta abre la posibilidad de que el Gobierno de Mendoza solicite a la Nación acceder al Fondo Nacional de Emergencia Agropecuaria, que posee un presupuesto de $500 millones para asistencia directa a las provincias.

En tanto que otro de los beneficios que contempla la normativa es que en el caso de venta forzosa de hacienda, aquel productor que vendió por encima del promedio, no paga ganancias siempre y cuando recupere la hacienda en el siguiente ciclo. Si no, deberá abonar el impuesto retroactivo y con reintegro.

Además, se suspenden las ejecuciones fiscales que estén en curso, así como los vencimientos de créditos y tarjetas del BNA.

Es de suma importancia resaltar que los productores ganaderos que posean el certificado de emergencia o desastre deberán realizar el trámite de caracterización de emergencia en AFIP. Con el CUIT solicitan la prórroga de los vencimientos de bienes personales e Impuesto a las Ganancias.

También con certificación en mano, los damnificados podrán solicitar el acceso a créditos bonificados.