Fue una jornada a pura emoción la que se vivió esta tarde en el estadio Florencio Sola. Julio César Falcioni comenzó su cuarta etapa al frente de la dirección técnica de Banfield y destacó que volvió porque quiere sacar al equipo de la situación actual en la Superliga y porque, aun más importante, se encuentra recuperado del cáncer que le habían detectado en la laringe.

En la platea Eliseo Mouriño, ahora sin alambrado, 250 personas de la familia de la institución y chicos del colegio del club lo esperaban para darle la bienvenida. Al entrar a la cancha, Falcioni tocó el pasto con su mano derecha y se persignó para luego encarar hacia donde estaban los hinchas, que lo esperaban con los brazos abiertos y a pura ovación.

«Es una emoción muy grande tener el cariño de la gente. Es fundamental», dijo como uno de los pilares que lo motivó a regresar.

Sobre el grupo de jugadores que se encontró en el entrenamiento de esta mañana, el Emperador les comunicó que tienen que trabajar en el día a día. «Los que juegan no se tienen que dormir y los que no lo están haciendo deben trabajar para estar adentro. Así creamos una sana competencia», advirtió.

El humor de Falcioni estuvo presente cada vez que la pregunta se lo permitió. Cuando le consultaron por qué volvió a dirigir en este momento, entre risas manifestó que ya no lo aguantaban más en la casa y que lo estaban echando.

«Al comienzo del torneo tuve unas propuestas de otros equipos, pero quería estar recuperado. Cuando surgió esta posibilidad en este momento, no lo dudé«, agregó.

Hace unos meses, existió la posibilidad de que fuese manager del Taladro. Sin embargo, quería estar adentro y hacerse responsable de la situación delicada. 

Cuando le consultaron cómo iba a jugar su equipo, no anduvo con vueltas: «A nosotros nos toca no jugar tan lindo, pero tenemos que sacar resultados”.

Con esta nueva etapa en la institución, consiguió el récord de ser el único DT de Banfield que tiene cuatro períodos. Al recordarlas, dijo: «En la primera etapa jugamos la Copa Libertadores, la segunda vez fuimos campeones y la tercera volvimos a jugar Copa. En la cuarta espero que no nos saquen de una patada en el culo«.

Hace dos años, Falcioni fue diagnosticado con un cáncer de laringe. El DT tuvo que dejar de ser entrenador y enfocarse de lleno en su recuperación. En su presentación, con una gran emoción dijo que recibió muchos mensajes de los hinchas, que le deseaban una pronta rehabilitación.

«Es una alegría enorme tener gente que me quiere», dijo. Y al mismo tiempo dio la noticia que la familia banfileña y el mundo del fútbol esperaba: «Hace 48 hs tuve una última revisión para arreglar la voz. Lo principal es que no tengo la enfermedad. A la voz la estamos arreglando«.

«Hay que seguir peleando la vida, que es lo mas importante», comentó emocionado. «Estoy contento de estar acá y de compartir con todos mis compañeros y encontrar siempre el apoyo de la gente», concluyó.

La familia de Banfield se ilusiona, porque encontró a su Emperador. El fútbol y la vida dan revancha.

 

Fuente: www.clarín.com