Además, y al margen de crecer como artista, Prince también componía y participaba en la producción de los trabajos de otros artistas. Si algo le ha caracterizado desde sus comienzos es su pasión por la experimentación, y su incesante búsqueda de nuevo estilos y géneros musicales.

En 1980 publicó Dirty mind, un álbum que vino seguido de otros como 1999 (1983), y sobre todo de Purple rain (1984), el disco que le dio a conocer a un público mayoritario. La canción del mismo nombre se convirtió en el más laureado de la carrera del genio de Minneápolis, al menos el que más éxito comercial le ha reportado.

Además del Oscar a la Mejor Banda Sonora del Año, este tema le valió, también, dos Grammy. Estuvo más de veinte semanas como número uno en las listas norteamericanas. Tras el éxito obtenido, y siempre inmerso en aires de psicodelia y renovación llegaron otros álbumes Around the world in a day (1985), The black album (1987) o Lovesexy (1988). En la década de los 90, siguió editando nuevos trabajos como Diamonds and Pearls (1991) 0 Chaos & disorder (1996). Recientemente ha publicado Musicology (2004).

Vía: M80