El Ministerio de Seguridad dio detalles sobre los recursos que llegaron a la fuerza policial durante los años 2016 y 2017.

Según informaron, en menos de dos años la Provincia adquirió, entre las cosas más relevantes, 320 móviles con reconocimiento biométrico, más de 30 móviles para reconocimiento facial y 20 de patentes, 120 móviles inteligentes, equipamiento inteligente para 200 móviles y además equipamiento para la seguridad vial, como alcoholímetros o radares.

Respecto de la indumentaria del personal, un gran problema de los últimos años, se compraron 9.700 uniformes y borceguíes. También se logró la adquisición de 2.500 chalecos antibalas, 300 pistolas 9 mm y 500.000 municiones.

Esta rendición de cuentas sirvió a las autoridades para solicitarle a los miembros de la Bicameral de Seguridad de la Legislatura la prórroga de la Ley de Emergencia en Seguridad, teniendo en cuenta que la misma fue la herramienta principal para que el Estado pudiera invertir en recursos y equipamiento.

Dicha normativa permitió a Cornejo hacer compras por 561 millones de pesos, que sumados al presupuesto del Ministerio se alcanzó un total de 1.200 millones para la adquisición de lo antes descripto.

En tal sentido, nada está cerrado, ya que no será fácil conquistar a los legisladores de la oposición que, en más de una oportunidad, han señalado que, a pesar de las grandes compras de equipamiento y armamentos, no existe en la ciudadanía sensación clara de seguridad. 

Silvio Barroso