A partir de una instancia administrativa y prejudicial, un número importante de conflictos entre empleadores y trabajadores pudieron tener un final satisfactorio para ambos, evitando de esa forma llegar a Tribunales.

Esto fue posible a gracias a la intervención de las Oficinas de Conciliación Laboral, donde se resuelven conflictos de manera rápida y eficaz previo a la instancia judicial.

Se trata de un procedimiento conciliatorio administrativo, obligatorio y gratuito, en el que un mediador acerca a las partes y propone soluciones que eviten el juicio. En ese punto, es importante subrayar que la misión del profesional es no perder de vista los derechos del trabajador.

Desde la puesta en marcha de la Oficina de Conciliación Laboral se produjo una reducción de la litigiosidad en los Tribunales del Trabajo. Así, de 19.542 causas ingresadas en el fuero laboral en 2017, en 2018 disminuyó a 10.302, lo que representando una baja de 52,71%.

En tanto que hasta junio de este año se presentaron 4.757 causas y se espera terminar el año con no más de 8.000 demandas. Esto implicaría una merma de 22,5% respecto de 2018 y de 59,07 respecto de 2017.

El subsecretario de Trabajo de la provincia, Carlos Segura, señaló al respecto que “un conciliador tiene la misión de acercar posiciones en torno a derechos litigiosos o dudosos, resguardando celosamente el orden público laboral y custodiando los principios que la normativa laboral tutela, como la irrenunciabilidad de los derechos y su protección. De esta manera, los trabajadores cuentan con la posibilidad de resolver sus contingencias con motivo del trabajo de manera gratuita, rápida y efectiva y los empleadores resuelven sus conflictos de manera ágil, segura y a un muy bajo costo”.

Fuente: www.diariomendozasur.com

http://dialradio.tv