Se calcula que hay 50% que no realiza los controles, para lo cual se trabaja en un abordaje integral y articulado con las áreas sanitarias de la provincia.

Al destacar la importancia de la atención primaria, la ministra de Salud, Elizabeth Crescitelli, indicó: “Hemos trabajado fuertemente en terreno para identificar a los pacientes, sus familias, poder tejer redes porque sé cuánto significan la contención familiar, la alimentación saludable y los controles necesarios para evitar perder la calidad de vida, y sobre todo generar acciones para abordar esto que la Organización Mundial de la Salud ya considera como una enfermedad epidémica”.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, reforzó el concepto al señalar que “dentro de esta patología de enfermedades crónicas, la prevalencia de la diabetes es muy alta. Se ha incrementado a nivel mundial fundamentalmente por el aumento de la obesidad y el sobrepeso en la población”.

El funcionario reconoció la tarea del equipo coordinador por los proyectos generados y la implementación de la libreta sanitaria para pacientes diabéticos, herramienta de gran utilidad para determinar los niveles de atención necesarios, entre otros aspectos.

“En Mendoza tenemos localizados a 180.000 pacientes con diabetes. El 50 por ciento de esos pacientes hace un estricto control de su patología, el otro 50 por ciento no y sobre eso tenemos que trabajar de forma conjunta”, precisó Sagás.

La subsecretaria de planificación y Coberturas Sanitarias, Ana María Nadal, dijo: “Desde el área trabajamos arduamente para hacer realidad esta expresión de deseo de que los pacientes diabéticos sean integralmente cuidados y para que esto suceda se deben realizar transformaciones para que los sistemas y niveles del sistema de salud se integren y articulen para garantizar el cuidado integral del paciente”.