Ayer, alrededor de las 11 de la mañana, ingresó un llamado al 911 donde se alertaba sobre el traslado de una menor en grave estado que había sufrido un accidente doméstico en un domicilio de avenida Alberdi.

De acuerdo a información oficial, la chiquita se encontraba jugando con una cortina plástica y, por cuestiones que son materia de investigación, terminó enredada con la misma a la altura del cuello.

Fue la familia quien encontró a la pequeña, de tres años de edad, en estado desesperante y luego de desatarla la llevaron de manera particular al hospital Español donde rápidamente fue oxigenada. Cuando los facultativos de ese nosocomio lograron estabilizarla, se la trasladó en ambulancia al Schestakow, lugar donde quedó internada en Terapia Intensiva Pediátrica.

La causa se instruye en la Unidad Fiscal de la Comisaría Octava como “lesiones en accidente”.