Durante el fin de semana, el foco del juez Claudio Bonadio se mantuvo fijo en el sur santacruceño. La vivienda de Cristina Kirchner en El Calafate fue escenario de allanamientos desde el viernes por la mañana hasta ayer a la noche. Los operativos seguirán hoy. Ayer, los esfuerzos se concentraron en analizar las refacciones en el subsuelo, donde se descubrió una bóveda.

Fuentes judiciales confirmaron que se encontraron carpetas con información de “muchos” adversarios políticos de Fernández de Kirchner.

La Policía Federal encabezó los operativos ordenados por la Justicia, a través de los cuales se secuestraron documentación, pendrives, objetos de valor y una camioneta. Encontraron, además, una bóveda que habría sido producto de refacciones en la casa. Por eso Bonadio ordenó que el operativo de ayer se concentrara en esa parte del inmueble, ubicada al pie de la escalera de la planta baja.

Sin perros de la Unidad Canina K9 ni efectivos de la AFIP, el operativo de ayer comenzó a las 9 y estuvo a cargo de efectivos policiales, que llegaron en seis camionetas. Además, la Gendarmería Nacional dispuso de un camión para trasladar elementos que podían ser secuestrados.

El despliegue de ayer fue menor en cuanto a la cantidad de herramientas y personal, pero duró más de doce horas. Al cierre de esta edición, dos camionetas blancas habían ingresado con cajas de cartón vacías a la propiedad para llevarse elementos secuestrados.

De todas formas, la atmósfera fue más tranquila que en días anteriores: no hubo, como el viernes, presencia de militancia kirchnerista. El viernes por la tarde, los equipos periodísticos de LA NACION y de TN sufrieron agresiones por parte de dos simpatizantes de la expresidenta. Ayer, después del mediodía, llegó una ambulancia del Hospital Samic a la vivienda. María Saso, la mujer que está a cargo del cuidado de la casa, sufrió una descompensación y debió ser trasladada para recibir atención médica. Horas después, regresó a la vivienda. Saso presenció los operativos que se llevan adelante en la vivienda de la expresidenta durante los últimos tres días.

Según contaron fuentes judiciales a LA NACION, se secuestraron pendrives, CD y “muchas” carpetas con información de inteligencia.

Los datos de esas carpetas apuntan a adversarios políticos del kirchnerismo. Según el portal de noticias Opi Santa Cruz, entre los documentos se encontraron escuchas telefónicas del ex diputado del PJ Francisco de Narváez.

 

Fuente:www.lanación.com