El conductor desmintió categóricamente a la diva y se mostró muy molesto con su revelación sobre el caso Giselle Rímolo.

Susana Giménez, en su último programa, aprovechó la visita de Silvia Süller para confesar un viejo secreto: “Yo también me atendí con Giselle Rímolo. “Fui a lo de Soldán, que ella atendía ahí, nunca fui a su clínica. Nunca lo dije porque me dio vergüenza que ella me dio unas pastillas para adelgazar”.

La conductora aseguró que esa polémica visita a “lo de Silvio Soldán” le trajo problemas de salud, como a tantas otras personas que se atendieron con la falsa médica. Justamente, la semana pasada la Corte Suprema dejó firme la condena a nueve años de cárcel por ejercicio ilegal de la medicina, setenta estafas, tráfico de medicamentos peligrosos para la salud y por el homicidio culposo de Lilian Stella Díaz.

La declaración de Susana enfureció a Soldán, que sigue negando cualquier tipo de vínculo con las actividades ilícitas de su ex pareja. Si lo que dice Susana fuese cierto, con respecto a que Rímolo atendía en la casa de Silvio, lo dejaría mal parado, más allá de que ya fue sobreseído en la causa. Contundente, el conductor desmintió a su colega: “En mi vida recibí a Susana Giménez en mi casa. Jamás, no tengo la menor idea”, aseguró el conductor ante la cámara de Los Ángeles de la Mañana (El Trece).

“Nunca la tuve en mi casa a Susana, a no ser que haya entrado por la ventana. No lo sé. Rímolo nunca vivió en mi casa, no convivió conmigo… Giselle me habrá robado la llave alguna vez, cosa que me resulta muy difícil. No entiendo, no sé lo que pasó. Que la haya llevado a una casa y le haya hecho creer que era mi casa. Que haya entrado por la casa de mi madre, pero eso también me parece muy difícil”, siguió Soldán, muy categórico y visiblemente molesto con las preguntas.

Y volvió a dejar en claro: “Yo nunca he recibido a Susana Giménez en mi casa. Me encantaría, pero no soy amigo de ella como para recibirla”.

Aunque, sobre el final de la entrevista, reconoció que él sabía que Susana en alguna ocasión recibió atención de Rímolo. Inclusive, fue la diva la que se lo contó. “En el living de su programa, en un corte, me dijo que (Rímolo) la atendió a ella y le hizo mucho mal, pero nunca me dijo que haya sido en mi casa”.

El enojo de Soldán no es algo menor, porque la frase de Susana lo podría comprometer judicialmente por cierta complicidad con su ex pareja. “Yo ignoraba todo lo que hacía ella. Hasta las empleadas que trabajan con ella ignoraban lo que pasaba. ¿Cómo voy a saber yo que estaba afuera? Es una locura de lo que me acusan”.

La revelación de Susana no solo afectó a Soldán, sino también en parte a la propia diva. En las redes sociales recibió numerosos comentarios de usuarios preguntándole por qué recién ahora, 15 años después de que explotó el escándalo, decidió contar lo sucedido.

Y en esa línea se ubicó Carlos Monti en Pamela a la Tarde (América, a las 15.30). “Con todo lo que ella sabía, yo me hubiese presentado ante la justicia para dar mi testimonio en aquel momento, no ahora”, afirmó Monti. “Si denunciaba lo que pasó, podría haber evitado que mucha otra gente se enfermara”, se sumó Pamela.

 

Fuente: www.clarin.com/espectaculos

www.ciudadanosur.com.ar